Publicidad
Publicidad

RSS oxígeno

Cómo se descubrió que el oxígeno era lo que era

4 Comentarios
Cómo se descubrió que el oxígeno era lo que era

No fue hasta 1789 que el químico francés Antoine Lavoisier logró demostrar que el papel del oxígeno en la combustión, y en consecuencia dejó en evidencia la teoría del flogisto de Georg-Erns Stahl, que había dominado el pensamiento científico durante medio siglo (y que hasta hace bien poco, también dominó gran parte de la literatura).

El flogisto era una sustancia invisible que supuestamente existía en todas las cosas materiales y que explicaba su combustión. En otras palabras, fue un mito para llenar una laguna de ignorancia.

El triunfo del oxigeno sobre el flogisto

El auténtico descubridor del oxígeno fue el químico sueco Carl Wilhelm Scheele. Lo aisló en 1771 y 1772 calentando distintas sustancias que le dejaban en libertad con facilidad, entre ellas el óxido de mercurio. Scheele llamó al gas «aire del fuego», porque era el único apoyo conocido para la combustión.

Paralelamente, el 1 de agosto de 1774, el clérigo británico Joseph Priestley realizó un experimento en el que enfocó la luz solar sobre óxido de mercurio (II) (HgO) en el interior de un tubo de cristal, que liberó un gas que él llamó «aire desflogisticado».

Firefighters 756828 960 720

Pasó cierto tiempo hasta que descubriera que aquel “aire” que había preparado con el óxido de mercurio era mejor que el aire común para la respiración. Por ejemplo, en marzo de 1775, introdujo un ratón adulto en un aparato de cristal lleno del aire procedente del mercurio calcinado. Su primera hipótesis fue que el ratón no sobreviviría más de quince minutos, el tiempo que tardara en agotarse el aire. Pero su sorpresa fue máxima al comprobar que el ratón se mantuvo consciente una hora y media, resultando el aire descubierto tan bueno o mejor que el aire común respirado por animales y humanos.

Todavía, sin embargo, tuvo que transcurrir más tiempo hasta que el nuevo hallazgo permeabilizó la literatura. Antes de eso, Shakespeare, por ejemplo, tenía que contentarse con el “dulce aire” y el “aliento sazonador del verano”. Pero más tarde algo pasó con el oxígeno que, sin embargo, no ocurrió con la electricidad.

Así como los poetas románticos abordaron nuestras imágenes inspirados por la comprensión de la electricidad (Frankenstein, de Mary Shelley fue una de las obras más célebres al respecto), el oxígeno, al menos en su terminología y sustrato científico fue olvidado casi por completo, tal y como explica Hugh Aldersey-Williams en La tabla periódica:

Poemas tales como “Oda al viento del oeste” y “A una alondra”, de Percy Shelley, rebosan del aire y el agua vivificadores, y de los azules y verdes que ocasionan en la naturaleza, pero no mencionan el oxígeno por su nombre. Quizá temían que sus lectores no estuviera tan bien enterados de lo último en ciencia como ellos. Lo más probable es que simplemente rechazaran el término por poco adecuado desde el punto de vista lírico, un polisílabo que, paradójicamente, parecía ahogar el flujo de la respiración. Mucho más tarde, Roger McGough esquivaría el problema utilizando el anillo de humo de un símbolo químico en lugar de su nombre en su poema “Oxígeno”, cuya última línea representa las últimas bocanadas de una persona mediante una secuencia de ocho “o” que van desapareciendo.

Leer más »
Publicidad

Los perros ya pueden respirar debajo del agua gracias a esta tecnología

12 Comentarios
Los perros ya pueden respirar debajo del agua gracias a esta tecnología

El Instituto Ruso de Investigación Científica de Medicina del Trabajo ha desarrollado una tecnología que permite que los perros puedan respirar bajo el agua, lo que podrá facilitar las operaciones de salvamento de tripulación de submarinos.

El invento consiste en permitir la respiración líquida que facilita llenar los pulmones de un líquido especial rico en oxígeno disuelto que penetra en la sangre.

Leer más »

Éstas son las moléculas de oxígeno más distantes jamás captadas: a 13.100 millones de años luz

Comentar
Éstas son las moléculas de oxígeno más distantes jamás captadas: a 13.100 millones de años luz

En una galaxia situada a 13.100 millones de años luz de nosotros se han detectado las que son las moléculas de oxígeno que se encuentran a mayor distancia. El oxígeno de esta galaxia parece ser ionizado por una serie de jóvenes estrellas gigantes.

Los responsables del hallazgo ha sido un equipo de investigación de Japón, Suecia, Reino Unido y el European Southern Observatory (ESO), que han hecho uso del Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), en Chile.

Leer más »

¿Te puedes quedar sin oxígeno si te metes en una habitación pequeña con mucha gente?

4 Comentarios
¿Te puedes quedar sin oxígeno si te metes en una habitación pequeña con mucha gente?

Cuando te pasas muchas horas metido en una habitación con mucha gente, y la estancia tiene la puerta y las ventanas cerradas, el aire enrarecido (y ocasionalmente el tufo corporal reinante) puede hacerte sentir claustrofobia, e incluso que te cuesta respirar. Pero ¿podrías quedarte realmente sin oxígeno en este contexto o resulta imposible porque siempre entra suficiente por las rendijas de la estancia?

La respuesta corta es no. Pero con matices.

Leer más »
Publicidad

Joseph Priestley, el científico que fue el Forrest Gump del siglo XVIII

2 Comentarios
Joseph Priestley, el científico que fue el Forrest Gump del siglo XVIII

Todos recordamos el argumento de la película Forrest Gump: un tipo de corta inteligencia pero tenaz y sin trabas (quizá precisamente por su corta inteligencia) se ve involucrado en mil actividades y participa de toda clase de eventos importantes en la historia del siglo XX. Del mismo modo podría contarse la historia del científico inglés Joseph Priestley (exceptuando que de tonto no tenía ni un pelo).

Priestley (1732 - 1804) suele ser considerado como el descubridor del oxígeno, aunque este hecho también les ha sido atribuido, con cierto fundamento, a Carl Wilhelm Scheele y Antoine Lavoisier. En todo caso, fue uno de los primeros en aislarlo en forma gaseosa.

Leer más »

Este sistema te permitirá respirar casi eternamente debajo del agua

9 Comentarios
Este sistema te permitirá respirar casi eternamente debajo del agua

A no ser que seas como Kevin Costner en Waterworld, vivir demasiado tiempo bajo el agua no es viable. Y llega un momento que las bombonas de oxígeno también se acaban. Sin embargo, gracias a un equipo de científicos de Dinamarca podríamos disponer de oxígeno casi eterno bajo el agua. Todo gracias a un material cristalino llamado, muy apropiadamente, Cristal de Aquaman.

Lo que hace este material es extraer oxígeno del agua de forma continua y sin consumo de otros recursos. El artefacto funciona con cobalto, que actúa como un filtro para las partículas de agua, separando el oxígeno del hidrógeno. Este material cristalino puede absorber el aire de toda una habitación.

Leer más »

¿Qué es la asfixia autoerótica y por qué asfixiarse puede producir placer?

1 Comentario
¿Qué es la asfixia autoerótica y por qué asfixiarse puede producir placer?

Todos hemos leído noticias de personas que han muerto practicando la asfixia autoerótica, es decir, asfixiarse hasta casi perder el conocimiento mientras te masturbas. Presuntamente el actor David Carradine falleció de esta forma. Esta práctica parece remontarse a varios siglos de antigüedad: está registrada como práctica entre los esquimales y algunos pueblos asiáticos. La práctica de la autoasfixia erótica se ha documentado desde principios del 1600.

También es habitual usar cinturones para apretar el cuello. En muchas películas pornográficas es posible ver cómo uno de los amantes rodea con sus manos el cuello del otro y lo asfixia. La Asociación Estadounidense de Psiquiatría considera que la privación de oxígeno con el objetivo de aumentar la intensidad del orgasmo se clasifica como «hipoxifilia».

Leer más »

El pulpo que vive en el frío antártico que también se adapta al calor

2 Comentarios

Una temperatura de 10 ºC puede suponer estrés o muerte para muchos animales antárticos, pues todos ellos están adaptados para vivir en aguas que rozan la congelación. Pero no es lo que sucede con el pulpo antártico Pareledone charcoti. Gracias una estrategia nunca vista anes, a través de una proteína presente en la sangre y que transporta el oxígeno, es capaz de soportar temperaturas bajo cero e incluso de resistir a un aumento de temperatura. Podéis verle en acción en el vídeo que encabeza la entrada.

El Instituto Alfred-Wegener del centro Helmholtz para la Investigación Polar y Marina (Alemania) han publicado este estudio sobre el mecanismo del pulpo de marras en Frontiers in Zoology. La proteína implicada está presente en la ‘sangre’ de algunos crustáceos, arácnidos y moluscos y cumple la misma función que la hemoglobina de los vertebrados al transportar oxígeno a los tejidos. Sin embargo, en lugar de contener hierro, contiene cobre, lo que hace que el color de la hemocianina cargada de oxígeno no sea rojo, sino azul.

Vía | Sinc

Leer más »
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos