Publicidad

RSS creencias

Te cuesta cambiar de ideología política por culpa de tu cerebro

4 Comentarios
Te cuesta cambiar de ideología política por culpa de tu cerebro

Las ideas políticas son como las religiosas: están tan arraigadas que difícilmente las cambiaremos a lo largo de nuestra vida. El problema es que no todo el mundo acierta, así que hay un buen número de personas que se pasan toda su vida atrapados en ideas erróneas.

Y ni siquiera los mejores argumentos racionales sirven para que se den cuenta de ello. El problema parece residir en la circuitería de nuestro cerebro: nacemos para ser así.

Leer más »

Las creencias son como posesiones: respetar a una persona significa cuestionarlas

9 Comentarios
Las creencias son como posesiones: respetar a una persona significa cuestionarlas

Nuestras creencias, de todo tipo (aunque más las que nacen de la irracionalidad o la escasa o nula evidencia), nos definen como personas, y por ello solicitamos respeto hacia las mismas. Sin embargo, respetar una creencia significa aceptar que uno la pueda manifestar, pero de ningún modo significa que estemos obligados los demás a no cuestionarla.

De hecho, respetar a la persona pasa por cuestionar sus creencias si las consideramos erróneas: si no las cuestionamos, entonces estamos permitiendo que viva en lo que consideramos un error.

Leer más »
Publicidad

El curanderismo mata más que los crímenes

7 Comentarios
El curanderismo mata más que los crímenes

La próxima vez que alguien aduzca que las creencias son respetables (cuando lo que son respetables son las personas) y que cada uno puede creer lo que quiera, por muy irracional que sea, por muy trapisondo que resulte para la ciencia convencional, y que todo ello resulta inocuo, hay que recordarle que, por ejemplo, el curanderismo mata más que los crímenes.

Al menos es lo que afirma el psicólogo Thomas Gilovich en uno de sus libros clásicos: Convencidos, pero equivocados.

Leer más »

Tendemos a proyectar nuestros gustos sobre los gustos de otros

1 Comentario
Tendemos a proyectar nuestros gustos sobre los gustos de otros

El "efecto de falso consenso" consiste en la tendencia que hace que las creencias, valores y hábitos de la gente sesguen su percepción de la extensión con que los demás los comparten. En otras palabras: a quienes les gusta trasnochar, la música alta y los coches caros también tienden a proyectar estos gustos sobre otros.

Por esa razón, los nacionalistas de cualquier país consideran que hay más gente nacionalista como ellos; justo lo contrario de lo que creen que no nacionalistas.

Leer más »

Opiniones de opiniones de opiniones

13 Comentarios
Opiniones de opiniones de opiniones

A menudo, cuando debato con alguien acerca de ideas que considero radicalmente falsas o indemostradas (como el horóscopo o la homeopatía) me olvido de advertir al interlocutor de que todo son opiniones, las mías y las suyas, aunque con matices.

Yo tengo muchas opiniones. Soy humano, mi cerebro es humano. Albergo sentimientos, pálpitos, sesgos, idioteces. Tengo opiniones casi para todo porque soy humano y me gusta comunicarme con los demás, y nos comunicamos así, a través de opiniones. Con las opiniones trabamos alianzas, hacemos amigos, enemigos, y jugamos al juego social. Tengo opiniones incluso argumentadas. Podría argumentar por qué me gusta True Detective, Breaking Bad o Fargo, por ejemplo. También podría argumentar por qué no me gusta el fútbol.

Leer más »

¿Realmente somos lógicos? O la razón de que haya tanta pseudociencia

3 Comentarios
¿Realmente somos lógicos? O la razón de que haya tanta pseudociencia

Nuestra forma de proceder intelectualmente dista mucho de ser fría, calculadora y lógica, al estilo Spock. Más bien basculamos de la razón a la emoción, mezclando el pensamiento lento (racional) con el pensamiento rápido (instintivo), que diría el Nobel de Economía Daniel Kahneman. Hasta muchos de nuestros razonamientos aparentemente lógicos están infiltrados de vetas emocionales.

Ésa podría ser también la razón de que incluso las personas más cultivadas no sean necesariamente las personas más escépticas ante los fenómenos sobrenaturales. Porque ser escéptico es casi como ser antinautral, antihumano. Es pensar de forma tan disciplinada y desposeída de prejuicios, sesgos y deseos que casi es razonamiento de computadora. Ser verdaderamente escéptico te impone una carga cognitiva tan gigantesca que, por ello, los científicos no actúan en solitario a la hora de ponerse a trabajar.

Leer más »
Publicidad

¿La ignorancia es la antítesis de la libertad? (y II)

6 Comentarios
¿La ignorancia es la antítesis de la libertad? (y II)

Seguimos explorando la cuestión de hasta qué punto podemos escoger ser ignorantes, planteada en la anterior entrega de este artículo, con la frase de un libro. En la novela de ciencia ficción El cálculo de Dios, de Robert J. Sawyer, leemos: “Aprender a ignorar cosas es un magnífico camino para llegar a la paz interior.”

Eso te pasa cuando has visto demasiado. Cuando tu agudeza visual no estaba atacada por la presbicia, las cataratas, las moscas volantes o cualquier otro impedimento ocular. Entonces surge el miedo, miedo a que, al ponernos unas lentes correctoras, nos convirtamos en ese remedo de juez de la realidad, gestor de la verdad y magistrado de la objetividad.

Leer más »

¿A qué edad los niños saben detectar lo que es una creencia falsa?

41 Comentarios
¿A qué edad los niños saben detectar lo que es una creencia falsa?

A los pocos meses de nacer, los niños son capaces de hacer simulaciones de la realidad, pensando realidades alternativas. Es decir, imaginar qué pasará si se llevara a cabo determinada acción.

Pero también consiste en ser conscientes de que se está simulando o jugando: por ejemplo, dar de comer a un muñeco o descolgar un teléfono de juguete y recrear una conversación con otra persona que también está simulando la comunicación.

Leer más »

Libros que nos inspiran: 'Hierro en las espinacas', de Jean-François Bouvet

1 Comentario
Libros que nos inspiran: 'Hierro en las espinacas', de Jean-François Bouvet

La sabiduría popular, levatada sobre cimientos infiltrados de sesgos, prejuicios y malas interpretaciones de la realidad, resulta profundamente peligrosa. No porque todo lo que de ella emane sea falso, sino porque produce conocimientos verdaderos y falsos simultáneamente, sin que las personas sepan distinguir cuáles son cuál.

Hierro en las espinacas y otras ideas preconcebidas, de Jean-François Bouvet, es un compendio jugoso de todas esas ideas que emanan de la cultura popular que, sin embargo, son falsas, como ha demostrado la ciencia. Pero lo más inquietante es que, a pesar de haber recibido un varapalo académico, la mayoría de la gente continúa creyéndolas ciertas: ya sea por ignorancia o por el error epistemológico de considerar la experiencia propia como algo metodológicamente mejor que un experimento científico.

Leer más »

Empujados a creernos cualquier cosa si estamos perezosos

1 Comentario
Empujados a creernos cualquier cosa si estamos perezosos

No puedes fiarte de la gente, y mucho menos puedes fiarte de ti mismo. Todo lo que pensamos está influido por toda clase de sesgos cognitivos, tropezamos en falacias lógicas como niños que apenas saben andar y las creencias se cuelan en nuestro discurrir diario como si la incoherencia, la mentira y el autoengaño fueran la forma principal de comunicarnos con los demás (y de entendernos a nosotros mismos).

De eso trata principalmente, Pensar rápido, pensar despacio de Daniel Kahneman, que recibió el premio Nobel de Economía por su trabajo pionero en psicología sobre el modelo racional de la toma de decisiones, y actualmente profesor emérito en Princeton y ha sido incluido en la lista de 100 pensadores globales más influyentes por la revista Foreign Policy (¿estaré ahora mismo cometiendo una falacia de autoridad?).

Leer más »
Publicidad
Inicio