Retrasar el envejecimiento ya es posible

Sigue a

rejuvenecer

Desde la antigua Grecia, el hombre, ha deseado encontrar la “Fuente de la eterna juventud” y beber de ella para mantenerse siempre joven.

Pues bien, científicos de Estados Unidos y de España, lograron por primera vez modular e interrumpir el envejecimiento humano, aunque por ahora, el logro solo se consiguió en el laboratorio, en una placa de cultivo con células de personas con progeria (una rara enfermedad que causa envejecimiento prematuro).

El avance, publicado esta semana en la revista Nature favorecerá la búsqueda de tratamientos que pueden curar a las personas con este raro síndrome y también que puedan alterar el proceso biológico del paso del tiempo en personas sanas.

Las personas con progeria o síndrome de Hutchinson-Gilford sufren desde la infancia patologías asociadas a la vejez, como la arterioesclerosis, osteoporosis, trombosis o ataques al corazón. A simple vista, las características más evidentes de este síndrome son calvicie, envejecimiento cutáneo, enanismo y macrocefalia, por lo que su esperanza de vida no supera por término medio los 14 años.

Con esta técnica se puede dar marcha atrás en el reloj biológico y conseguir que una célula adulta vuelta al estado de inmadurez original y se comporte como si fuera embrionaria sin tener que destruir embriones.

A partir de una muestra de piel de enfermos con este síndrome, los científicos del Centro de Medicina Regenerativa de Barcelona y del Instituto Salk (California) generaron células madre iPS o pluripotentes.

Durante la reprogramación lograron borrar los defectos de la enfermedad en las células. Las nuevas células actuaban como células sanas. Muestran la ausencia de progerina, y lo más importante, carecen de las alteraciones nucleares y epigenéticas que normalmente se asocian con el envejecimiento prematuro.

Esto proporciona un modelo único para estudiar patologías vinculadas al paso del tiempo, con la ventaja de que las células reprogramadas se diferencian en un plazo relativamente corto (dos semanas), en contraste con las décadas que dura el envejecimiento natural.

Vía | La2Noticias

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

34 comentarios