Las siestas cortas no alivian el déficit de sueño, según este nuevo estudio

Las siestas cortas no alivian el déficit de sueño, según este nuevo estudio
Sin comentarios

Según el último estudio del Laboratorio de Aprendizaje y Sueño de la Universidad Estatal de Michigan, una siesta corta durante el día no sirve para restaurar una noche de insomnio.

El estudio ha sido publicado en la revista Sleep y es uno de los primeros en medir la efectividad de las siestas más cortas.

Siestas de 30 a 60 minutos

Las siestas cortas de 30 o 60 minutos no mostraban ningún efecto medible. Según explica Kimberly Fenn, profesora asociada de MSU, autora del estudio y directora del Laboratorio de Sueño y Aprendizaje:

Si bien las siestas breves no mostraron efectos medibles sobre el alivio de los efectos de la privación del sueño, encontramos que la cantidad de sueño de ondas lentas que los participantes obtenían durante la siesta estaba relacionada con la reducción de los deterioros asociados con la privación del sueño.

El sueño de ondas lentas, o SWS, es la etapa más profunda y reparadora del sueño. Se caracteriza por ondas cerebrales de alta amplitud y baja frecuencia y es la etapa del sueño en la que su cuerpo está más relajado; sus músculos están tranquilos y su frecuencia cardíaca y respiración son más lentas.

Los participantes completaron tareas cognitivas cuando llegaron al Laboratorio de Sueño y Aprendizaje por la noche y luego fueron asignados al azar a tres grupos: el primero fue enviado a casa para dormir; el segundo se quedó en el laboratorio durante la noche y tuvo la oportunidad de tomar una siesta de 30 o 60 minutos; y el tercero no tomó siesta en absoluto en la condición de privación.

A la mañana siguiente, los participantes volvieron a reunirse en el laboratorio para repetir las tareas cognitivas, que medían la atención y el mantenimiento del lugar, o la capacidad de completar una serie de pasos en un orden específico sin omitirlos ni repetirlos, incluso después de haber sido interrumpidos.

El grupo que pasó la noche y tomó siestas cortas aún sufría los efectos de la falta de sueño y cometió significativamente más errores en las tareas que sus contrapartes que se fueron a casa y durmieron toda la noche. Sin embargo, cada aumento de 10 minutos en SWS redujo los errores después de las interrupciones en aproximadamente un 4%.

Temas
Inicio