Es mala idea que escuches música poco antes de irte a dormir: tu sueño será menos plácido

Es mala idea que escuches música poco antes de irte a dormir: tu sueño será menos plácido
1 comentario

El un reciente estudio, publicado en Psychological Science, se ha investigado la relación entre escuchar música y dormir, centrándose en un mecanismo raramente explorado: imágenes musicales involuntarias, o "earworms", es decir, cuando una canción o melodía se repite una y otra vez en la mente de una persona.

Estos ocurren comúnmente mientras estás despierto, pero también pueden ocurrir mientras uno intenta dormir.

Earworms

El estudio involucró una encuesta y un experimento de laboratorio. La encuesta involucró a 209 participantes que completaron una serie de encuestas sobre la calidad del sueño, los hábitos de escucha de música y la frecuencia de earworms, incluida la frecuencia con la que experimentaron un earworm al intentar conciliar el sueño, al despertarse en medio de la noche o al despertar por la mañana.

En el estudio experimental, 50 participantes fueron llevados al Laboratorio de Cognición y Neurociencia en Baylor, donde el equipo de investigación intentó earworms para determinar cómo afectaban a la calidad del sueño. Se utilizó polisomnografía, una prueba completa y la medida estándar de oro para el sueño, para registrar las ondas cerebrales, la frecuencia cardíaca, la respiración y otras variables de los participantes mientras dormían.

Antes de dormir, tocamos tres canciones populares y pegadizas: 'Shake It Off' de Taylor Swift, 'Call Me Maybe' de Carly Rae Jepsen y 'Don't Stop Believin' de Journey": las versiones originales de esas canciones o las versiones instrumentales sin letras de las canciones. Los participantes respondieron si experimentaron un gusano auricular y cuándo lo hicieron. Luego analizamos si eso afectó su fisiología del sueño nocturno. Las personas que se contagiaron de un gusano auditivo tuvieron mayor dificultad para conciliar el sueño, más despertares nocturnos y pasaron más tiempo en las etapas más ligeras del sueño.

Estos resultados son contrarios a la idea de la música como un hipnótico que podría ayudar a dormir. Las organizaciones de salud generalmente recomiendan escuchar música tranquila antes de acostarse, recomendaciones que surgen en gran medida de estudios autoinformados. En cambio, este estudio ha medido objetivamente que el cerebro dormido continúa procesando música durante varias horas, incluso después de que la música se detenga.

Temas
Inicio