Publicidad

Cambiar la dieta del ganado para combatir el Cambio Climático

Cambiar la dieta del ganado para combatir el Cambio Climático
17 comentarios

Publicidad

Publicidad

La ganadería es responsable del 12% de las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con el hombre. Este porcentaje viene principalmente por el cambio de uso del suelo y la deforestación causada para la expansión de la agricultura, así como el metano liberado por los propios animales, más una pequeña parte que viene de la gestión del estiércol y la producción de piensos.

Un nuevo estudio, publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, muestra que dentro de los sistemas actuales, a los agricultores les resultaría más rentable en los próximos años aumentar la producción ganadera en sistemas mixtos (donde el ganado se alimenta tanto de pasto fresco, como de pienso de alta calidad) en lugar de sistemas basados ​​en sólo pasto.

Este desarrollo, llevaría a una reducción del 23% de las emisiones del uso de la tierra en las próximas dos décadas sin necesidad de políticas de mitigación del clima.

Vacas, ovejas y cabras crecen rápidamente y producen más leche cuando comen dietas energéticas que incluyen suplementos de granos o forrajes mejorados. Esto significa que se puede aumentar el número de animales en menos tierra, con menos emisiones por kilogramo de carne o litro de leche producida.

El nuevo estudio prevé que el aumento del coste del suelo y el continuo incremento de los rendimientos en el sector agrícola dará lugar a cambios en las dietas de los animales en el futuro. Este tipo de dietas son eficientes, no sólo desde el punto de vista de reducir los gases de efecto invernadero, sino también de maximizar el beneficio agrícola y la producción de alimentos.

En trabajos anteriores, realizados por el mismo grupo, se realizó una base de datos detallada destacando las diferencias en la eficiencia y las emisiones de gases de efecto invernadero de los diferentes sistemas de producción ganadera.

El nuevo estudio se suma a esto examinando el potencial económico de una transición hacia sistemas más eficientes como medida de mitigación, destacando las políticas que serían más efectivas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, a la vez que mantiene la disponibilidad de alimentos.

Cambiar los sistemas de producción ganadera sigue siendo un desafío. Los investigadores dicen que las políticas para mejorar la educación y proporcionar el acceso a los mercado son claves para activar el cambio. Además, señalan que se necesitan salvaguardas para asegurar que la intensificación de la agricultura no conduce a daños medioambientales o a reducir el bienestar animal.

Vía | PNAS

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir