Compartir
Publicidad

Mosquitos... ¿Sólo me pican a mí?

Mosquitos... ¿Sólo me pican a mí?
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una de las pesadillas del verano son las picaduras de mosquito, difíciles de prevenir aún usando mosquiteras y lociones especiales.

Los mosquitos, sin embargo, parecen seleccionar a sus víctimas, prefieriendo a unos humanos antes que a otros.

No es difícil constatar como en un mismo ambiente unas personas acaban masacradas por las picaduras de los mosquitos, mientras que otras resultan prácticamente indemnes.

Las personas con dermatitis atópica son más propensas a sufrir reacciones intensas. En ocasiones. las picaduras pueden sobreinfectarse y complicarse con celulitis, un término médico que hace referencia a infecciones profundas de la piel y que tiene poco que ver con la "otra celulitis", debida a la acumulación de tejido adiposo.

En los individuos atópicos, frecuentemente las picaduras producen un cuadro llamado urticaria papulosa, con muchas lesiones que pican, aunque no todas son picaduras. Se trata de reacciones alérgicas o de hipersensibilidad. Popularmente, se suele decir erróneamente que quienes padecen problemas de este tipo tienen la "sangre dulce".

La exposición a factores ambientales irritantes puede agravar los síntomas, de la misma manera que la resequedad, la exposición al agua, los cambios de temperatura y el estrés.

Las picadas de mosquito se tratan con corticoides en crema, compresas frías y antihistamínicos orales. Los ahtihistamínicos, al igual que cualquier otro medicamento, deben tomarse siempre bajo supervisión médica.

Incluso aquellos antihistamínicos de última generación, los cuales se supone que no tienen efectos sedantes, pueden afectar a los reflejos provocando situaciones de riesgo, especialmente si se combinan con el consumo de alcohol (aunque éste sea moderado).

Existen antihistamínicos en crema, pero estos no son adecuados contra las picadas de mosquito, ya que pueden dar lugar a alergias y sensibilizaciones.

Hace algunos años, un estudio del centro de investigación británico Rothamsted Research, asoció la atracción que los mosquitos sienten por algunas personas, con el olor corporal.

En el mundo vegetal es muy frecuente que la atracción de los insectos por determinadas plantas se deba a la presencia o ausencia de determinadas sustancias químicas. Así, que no debería sorprender que suceda algo similar en los humanos.

El estudio en cuestión, se centraba en un mosquito de la fiebre amarilla introducido en un tubo de ensayo en forma de Y. El insecto debía optar por el olor corporal de una persona que se identificaba como muy susceptible a los mosquitos, en uno de los brazos de la Y, o bien por el olor de un voluntario del grupo control, en el otro brazo.

La investigación puso en evidencia una gran coincidencia entre la percepción de las personas sobre su nivel de atracción a los mosquitos y los resultados del experimento.

El trabajo ha permitido identificar varios compuestos que despiertan respuestas neurológicas en los mosquitos, a partir de los cuales se intenta desarrollar un repelente de insectos, seguro e inodoro, y probablemente más eficaz que los tratamientos actuales al basarse en las mismas condiciones que impone la naturaleza.

En un 50 a 70% de los pacientes con dermatitis atópica existen antecedentes de atopia personal o familiar. La atopia puede manifestarse como rinitis alergica, conjuntivitis alérgica, asma bronquial, urticaria o cómo dermatitis atópica.

Se ha propuesto una herencia autosómica dominante con expresividad variable. Se sabe que si uno de los padres es atópico existe una probabilidad de 60% de ser atópico y de 80% si ambos progenitores son atópicos.

Vía | El Mundo Más información | Picadura de mosquito Más información | Dermatitis atópica

Genciencia | ¿Por qué pican las lesiones de los mosquitos? Genciencia | El calentamiento global favorece la expansión de insectos en España

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio