Publicidad

La forma en que aprendemos en la escuela podría cambiar gracias a China y la Inteligencia Artificial

La forma en que aprendemos en la escuela podría cambiar gracias a China y la Inteligencia Artificial
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Por primera vez en la historia, el conocimiento se puede suministrar de manera personalizada para cada alumno. Una educación a medida de las necesidades, estilo de aprendizaje y tipo de inteligencia del alumno. Pero las cosas no han cambiado mucho en los colegios debido a que se rigen por reglas del siglo XIX con profesores del siglo XX.

Un gran experimento chino en el que está involucrada la inteligencia artificial podría cambiar las reglas del juego para siempre. La forma en la que aprendemos. Y también quiere exportar su modelo al resto del mundo.

IA

China está invirtiendo en inteligencia artificial. Decenas de millones de estudiantes ahora usan alguna forma de inteligencia artificial para aprender, ya sea a través de programas de tutoría extracurricular como Squirrel, a través de plataformas de aprendizaje digital como 17ZuoYe, o incluso en sus aulas principales. Es el experimento más grande del mundo sobre IA en educación, se está produciendo de forma natural, y nadie puede predecir el resultado.

Squirrel también ha abierto un laboratorio de investigación conjunto con la Universidad Carnegie Mellon este año para estudiar el aprendizaje personalizado a escala, y luego exportarlo a nivel mundial.

Tres cosas han alimentado el auge de la educación en IA de China. El primero son las exenciones de impuestos y otros incentivos para las empresas de IA que mejoran cualquier cosa, desde el aprendizaje de los estudiantes hasta la capacitación de maestros y la gestión escolar. En segundo lugar, la competencia académica en China es feroz, pues de ella depende la prosperidad o la pobreza. Finalmente, los empresarios chinos tienen una gran cantidad de datos a su disposición para entrenar y refinar sus algoritmos. La población es vasta, las opiniones de las personas sobre la privacidad de los datos son mucho más laxas que en Occidente (especialmente si pueden obtener beneficios codiciados como el rendimiento académico a cambio), y los padres son grandes creyentes en el potencial de la tecnología, habida cuenta de cómo está transformando el país en solo unas pocas décadas.

Todo esto tendrá consecuencias imprevisibles. En el mejor de los casos, dicen, la inteligencia artificial puede ayudar a los maestros a fomentar los intereses y las fortalezas de sus alumnos. En el peor de los casos, podría afianzar aún más una tendencia global hacia el aprendizaje y las pruebas estandarizadas, dejando a la próxima generación mal preparada para adaptarse en un mundo laboral que cambia rápidamente.

Wechatimg1595

Centros Squirrel

En un centro típico abierto por Squirrel en China no hay pizarras, proyectores u otros equipos, solo una mesa por habitación, destinada a seis u ocho personas. El método de enseñanza es únicamete a través de un ordenador portátil. Tanto estudiantes como profesores miran atentamente las pantallas.

En una sala, dos estudiantes usan auriculares, absortos en una sesión de tutoría de inglés. En otra, tres estudiantes toman tres clases de matemáticas por separado. Resuelven problemas en hojas de papel antes de enviar sus respuestas online. En cada salón, un maestro monitorea a los estudiantes a través de un tablero de instrumentos en tiempo real.

Para cada curso que ofrece, su equipo de ingeniería trabaja con un grupo de maestros para subdividir el tema en las piezas conceptuales más pequeñas posibles. Las matemáticas de la escuela intermedia, por ejemplo, se dividen en más de 10.000 elementos atómicos, o "puntos de conocimiento", como los números racionales, las propiedades de un triángulo y el teorema de Pitágoras. El objetivo es diagnosticar las brechas de comprensión de un estudiante con la mayor precisión posible. En comparación, un libro de texto podría dividir el mismo tema en 3.000 puntos. Una vez que se establecen los puntos de conocimiento, se combinan con videoconferencias, notas, ejemplos trabajados y problemas prácticos. Sus relaciones, cómo se desarrollan entre sí y se superponen, están codificadas en un "gráfico de conocimiento", también basado en la experiencia de los maestros.

Wechatimg2

Mientras se estudia, el sistema actualiza su modelo de comprensión y ajusta el plan de estudios en consecuencia. A medida que más estudiantes usan el sistema, detecta conexiones previamente no realizadas entre conceptos. Los algoritmos de aprendizaje automático actualizan posteriormente las relaciones en el gráfico de conocimiento para tener en cuenta estas nuevas conexiones.

Squirrel se centra en ayudar a los estudiantes a obtener mejores notas en las pruebas estandarizadas anuales. También diseñó su sistema para recopilar cada vez más datos desde el principio, lo que ha hecho posible todo tipo de experimentos de personalización y predicción. Comercializa sus capacidades técnicas a través de publicaciones académicas, colaboraciones internacionales y premios, lo que lo ha convertido en un favorito del gobierno local de Shanghai.

En los cinco años transcurridos desde su fundación, la compañía ha abierto 2.000 centros de aprendizaje en 200 ciudades y ha registrado más de un millón de estudiantes. Planea expandirse a 2.000 centros más en el país dentro de un año.

Se ignora cómo cambiará esto la nueva generación de estudiantes. Una cosa está clara: memorizar para volcar conocimientos en un examen, tal y como se hace actualmente en el colegio, cada vez será menos importante. A medida que las máquinas mejoran en las tareas de memoria, los humanos deberán centrarse en las habilidades que siguen siendo únicas para ellos (de momento): creatividad, colaboración, comunicación y resolución de problemas. También deberán adaptarse rápidamente a medida que más y más habilidades sean víctimas de la automatización. Esto significa que el aula del siglo XXI debería mostrar las fortalezas e intereses de cada persona, en lugar de impartir un conjunto canónico de conocimientos más adecuado para la era industrial.

Vía | MIT Technology Review

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir