Publicidad

El primer cyborg de la historia veía en blanco y negro

El primer cyborg de la historia veía en blanco y negro
11 comentarios

Publicidad

Publicidad

Si hace poco os hablábamos de uno de los primeros robots de la historia, construido por Leonardo da Vinci, hoy toca hablar de cyborgs. Cyborg es un acrónimo inglés entre las palabras Cyber (cibernético) y organismo, y designa a la criatura compuesta de elementos y dispositivos cibernéticos con el propósito de mejorar las capacidades orgánicas.

No hace falta que un cyborg sea como Terminator. Por ejemplo, una persona que usa un marcapasos también es un cyborg por el hecho de que sólo puede vivir si usa este componente mecánico (aunque nadie llamará cyborg a una persona así). En ese sentido, pues, la primera persona que recibió el estatus de cyborg fue Neil Harbisson, nacido en 1982.

Harbisson, desde que tiene veinte años, vive asistido por un eyeborg instalado en su cabeza, un dispositivo concebido por Adam Montadom, que le permite a Harbisson ver el mundo el colores. Está diseñado para poder oír los colores mediante ondas sonoras: el chip convierte las frecuencias de la luz en frecuencias audibles que él puede escuchar a través de los huesos de su cráneo. Sí, Harbisson, antes del eyeborg, veía el mundo en blanco y negro, porque sufre acromatopsia.

Como en una película clásica

neil_harbisson_on_stage.jpg
Neil Harbisson dando una conferencia sobre color y ciborgs en Campus Party, Ecuador (2011).
Harbisson era un ciego al color que había dado positivo en la prueba de Farnsworth-Munsell, las del anomaloscopio y en la de los naipes de acromatopsia de Sloan. A raíz de su acromatopsia conseguía ver ciertas texturas y estructuras sutiles que, al estar impregnadas de color, quedan oscurecidas para la gente con visión normal; como esas personas que padecían daltonismo severo y que en la Segunda Guerra Mundial fueron utilizados en los bombarderos, debido a su capacidad de ver más allá de los camuflajes de colores, o para detectar tropas camufladas en la jungla.

el eyeborg tenía que considerarse parte de su cuerpo y su imagen

Pero, más allá de estas pequeñas ventajas, la acromatopsia arrostra un cúmulo de desventajas: la comida no es tan atractiva, conducir es imposible, jugar al parchís, también.

Tal y como lo explica Jorge Blascke en su libro Cerebro 2.0, a propósito de la obtención de Harbisson el estatus de cyborg:

Fue cuando intentó obtener su pasaporte con las fotos que incluía el eyeborg, y le fueron rechazadas ya que no se puede aparecer con aparatos electrónicos en la cabeza. Tras la intervención de su médico y otros técnicos que le ayudaron, las autoridades tuvieron que reconocer y considerar que, siendo un cyborg, el eyeborg tenía que considerarse parte de su cuerpo y su imagen. Nel Harbisson obtuvo el estatus de cyborg, el primer cyborg del mundo reconocido por un gobierno.
640px-neil_harbisson_sound_portrait_of_james_cameron.jpg
Neil Harbisson creando un retrato sonoro de James Cameron (Hollywood 2013)

Harbisson ha donado eyeborgs a comunidades de ciegos y ha impartido clases de color a niños ciegos para ayudarles a desarrollar el sentido del color. En 2010, Harbisson creó la Fundación Cyborg en Mataró (Barcelona), para respaldar a las personas que quieran defender sus derechos una vez convertidos en cyborgs. Los principales objetivos de la fundación son: extender los sentidos y las capacidades humanas creando y aplicando extensiones cibernéticas en el cuerpo, promover el ciborguismo como movimiento artistico y social, y defender los derechos de los cyborgs.

La Fundación es una institución creada para la investigación, la creación y promoción de proyectos para la creación de nuevos sentidos y percepción mediante la aplicación de la tecnología en el cuerpo humano.

Foto | Flickr | John Malcolm

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir