373 proteínas seleccionadas en la sangre podrían usarse para predecir con precisión la edad de una persona

373 proteínas seleccionadas en la sangre podrían usarse para predecir con precisión la edad de una persona
Sin comentarios

En términos de envejecimiento biológico, el cuerpo parece cambiar de fase tres veces durante nuestra vida: a los 34 años, a los 60 años y a los 78 años.

En otras palabras, existe evidencia de que el envejecimiento no es un proceso progresivo que se mueve a la misma velocidad a lo largo de nuestras vidas, sino que está puntuado por picos (o mejor dicho, valles).

Los niveles de proteína en sangre: el proteoma

La investigación ha sido publicada en Nature Medicine, y también ha presentado una nueva forma de predecir de manera confiable la edad de las personas utilizando los niveles de proteína (el proteoma) en su sangre.

El equipo analizó datos del plasma sanguíneo de 4.263 personas de entre 18 y 95 años, estudiando los niveles de alrededor de 3.000 proteínas diferentes.

Si bien estos niveles de proteínas a menudo se mantienen relativamente constantes, los investigadores encontraron que ocurrieron grandes cambios en las lecturas de múltiples proteínas alrededor de la edad adulta joven (34 años), la mediana edad tardía (60 años) y la vejez (78 años).

Según Tony Wyss-Coray, del Centro de Investigación de la Enfermedad de Alzheimer de Stanford:

Sabemos desde hace mucho tiempo que la medición de ciertas proteínas en la sangre puede brindarle información sobre el estado de salud de una persona, por ejemplo, las lipoproteínas para la salud cardiovascular.

Los investigadores pudieron configurar un sistema mediante el cual la mezcla de 373 proteínas seleccionadas en la sangre podría usarse para predecir con precisión la edad de una persona, dentro de unos tres años más o menos: cuando el sistema fallaba al predecir una edad demasiado joven, el sujeto generalmente era muy saludable para su edad.

Otro hallazgo del estudio ofrece más evidencia de algo que se sospecha desde hace mucho tiempo: que los hombres y las mujeres envejecen de manera diferente. De las 1379 proteínas que cambiaron con la edad, 895 (casi dos tercios) fueron significativamente más predictivas para un sexo en comparación con el otro.

Estos hallazgos podrían ayudarnos a comprender mejor cómo nuestros cuerpos comienzan a descomponerse a medida que envejecemos, y cómo se podrían abordar mejor las enfermedades específicas relacionadas con la edad, incluida la enfermedad de Alzheimer o las enfermedades cardiovasculares.

Temas
Inicio