Compartir
Publicidad
Publicidad

Las consecuencias de tirar un animal a un pozo (según tamaño)

Las consecuencias de tirar un animal a un pozo (según tamaño)
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

La gravedad, según señala el biólogo y divulgador científico J. B. S. Haldane, actúa de forma distinta en función de su tamaño. Para defender su tesis, en 1927 escribió el heterodoxo ensayo “Tener el tamaño adecuado”.

Animales y gravedad

Según escribe el propio Haldane:

Si se deja caer un ratón por un pozo de mina de novecientos metros de profundidad, al llegar al fondo el animal recibe un ligero golpe y se marcha andando. Una rata muere, un hombre se rompe y un caballo se esparce.

Así pues, según el extravagante Haldane, lo mejor es ser un animal pequeño, en lo tocante a caídas. Aunque hay una salvedad, la tensión superficial:

Un hombre que sale del baño lleva con él una película de agua de un grosor aproximado de medio milímetro. Ésta apenas pesa medio kilogramo. Un ratón mojado ha de transportar aproximadamente su propio peso en agua. Una mosca mojada ha de levantar varias veces su propio peso y, como todo el mundo sabe, una vez que una mosca está empapada de agua o de cualquier otro líquido se halla realmente en una situación muy seria.

Aunque no lo parezca, Haldane era un genio. Fue un niño prodigio y, más adelante, se convertiría en un célebre genetista y biólogo evolutivo. Según cuenta Ian Crofton en su libro Historia de la ciencia sin los trozos aburridos:

Se dice que a la edad de tres años (…) contempló la sangre que salía de un corte que se había hecho en la frente y preguntó: “¿Es oxihemoglobina o carboxihemoglobina?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio