Publicidad

La mayoría de académicos no apoya la cultura de la cancelación aunque el investigador sea políticamente incorrecto (con matices)

La mayoría de académicos no apoya la cultura de la cancelación aunque el investigador sea políticamente incorrecto (con matices)
1 comentario

En la Universidad de Cambridge, más del 80 % de los más de 1.500 empleados votó a favor de una moción para reemplazar una política universitaria que exige 'respeto' por las creencias.

Esto nos pone en la pista de que los académicos en ciencias sociales y humanidades (SSH) en Estados Unidos, Canadá y Gran Bretaña también tiene una orientación a la libertad de expresión más fuerte de lo que suponen muchos conservadores u observadores moderados.

Bajo algunos supuestos

La mayoría de los académicos de Estados Unidos, Gran Bretaña y Canadá no apoyan el despido de académicos que sean políticamente incorrectos, según un nuevo informe del Centro para el estudio del partidismo y la ideología (CSPI).

Kaufmann Graph 768x454

La base de datos de cancelaciones de la Asociación Nacional de Académicos registra 65 campañas contra académicos en 2020, un fuerte aumento de las 12-13 reportadas durante 2018 y 2019. ¿Cuánto apoyo hay para tales acciones entre los académicos?

Para averiguarlo, se preguntó a académicos y estudiantes de doctorado sobre cuatro escenarios hipotéticos. Estos incluyeron a un académico cuyo trabajo encontró que 'una mayor diversidad étnica conduce a una mayor tensión social y a peores resultados sociales', un segundo donde el investigador afirmó que `el imperio británico hizo más bien que mal', un tercero en el que 'a los niños les va mejor cuando tienen dos padres biológicos que padres solteros o adoptivos', y un cuarto donde 'una mayor proporción de mujeres y minorías étnicas en las organizaciones se correlaciona con un desempeño más reducido'.

Finalmente, se preguntó a los sujetos si se debería alentar a un miembro del personal que favorecía una menor inmigración a encontrar otro trabajo.

Los resultados de 706 académicos estadounidenses de SSH se muestran en la primera tabla. Estos datos muestran que en la mayoría de los casos, solo el 7-8 por ciento de los académicos respaldaron la cancelación. Solo en el caso de la pregunta de desempeño hubo una proporción mayor, pero incluso aquí solo alcanzó el 18 por ciento. Los hallazgos británicos y canadienses fueron casi idénticos.

En términos más generales, cuando se les preguntó si priorizan la justicia social o la libertad académica, el 56 por ciento de los académicos estadounidenses de SSH respondió la libertad académica y solo el 28 por ciento dijo justicia social, y el resto no estaba seguro. Los resultados canadienses fueron similares. Sin embargo, entre los estudiantes de doctorado encuestados en una muestra principalmente estadounidense, el 40 por ciento respaldó la justicia social contra el 34 por ciento a favor de la libertad académica.

Por consiguiente, bien la mayoría de los académicos no apoyan la cultura de cancelación, pues, muchos tampoco se oponen a ella.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio