Una pérdida dramática del ozono de nuestra atmósfera ocurrió hace 70.000 años por la erupción del supervolcán Toba

Una pérdida dramática del ozono de nuestra atmósfera ocurrió hace 70.000 años por la erupción del supervolcán Toba
Sin comentarios

Según sugiere un equipo de investigación internacional, que publica su estudio en Communications Earth & Environment, es probable que una caída catastrófica en los niveles de ozono atmosférico alrededor de los trópicos haya contribuido a un cuello de botella en la población humana.

Esta pérdida de ozono habría tenido lugar hace 70.000 años de resultas de la erupción del supervolcán Toba, ubicado en la actual Indonesia.

Rompecabezas evolutivo

Las grandes erupciones volcánicas emiten gases y cenizas que crean una capa de aerosol que atenúa la luz solar en la estratosfera, lo que provoca un enfriamiento en la superficie de la Tierra. Este "invierno volcánico" tiene múltiples efectos colaterales, como océanos más fríos, eventos prolongados de El Niño, malas cosechas y enfermedades.

El estudio sugiere que la nube Toba de SO2 agotó los niveles globales de ozono hasta en un 50 por ciento. Además, encontraron que los efectos sobre el ozono son significativos, incluso en escenarios de erupciones relativamente pequeñas. Los peligros para la salud resultantes de una mayor radiación ultravioleta en la superficie habrían afectado significativamente las tasas de supervivencia humana. Según explica el autor Sergey Osipov, del Instituto Max Planck de Química:

Toba se ha postulado durante mucho tiempo como la causa del cuello de botella, pero las investigaciones iniciales sobre las variables climáticas de la temperatura y la precipitación no proporcionaron evidencia concreta de un efecto devastador en la humanidad. Señalamos que, en los trópicos, la radiación ultravioleta (UV) cercana a la superficie es el factor evolutivo impulsor. El clima se vuelve más relevante en las regiones más volátiles alejadas de los trópicos.

La teoría establece que la evolución humana fue afectada por un reciente acontecimiento de tipo volcánico. Fue propuesta en 1998 por Stanley H. Ambrose, de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign. La teoría afirma que, cuando se restableció el clima y los demás factores, los humanos empezaron a extenderse a partir de África.

Temas
Inicio