Publicidad

7 alimentos que te ayudan a luchar contra la inflamación y la hinchazón a la hora de hacer dieta, según la ciencia

7 alimentos que te ayudan a luchar contra la inflamación y la hinchazón a la hora de hacer dieta, según la ciencia
3 comentarios

Publicidad

Publicidad

Entre las dolencias estomacales más molestas y habituales está la hinchazón, también conocida como distensión abdominal. Esta nos produce malestar, dolor, flatulencia... y es bastante difícil de controlar.

Sin embargo, algunos cambios en la dieta, según se ha comprobado, podrían ayudarnos a manejar la situación con bastante eficacia. ¿Qué sabemos de la hinchazón de barriga? ¿Y qué sobre sus soluciones?

¿Qué es la hinchazón o distensión abdominal?

Hinchazón de vientre, o barriga hinchada, es el nombre popular con que se llama a la distensión abdominal. El protagonista de este malestar es el cambio de volumen de la zona ventral o de la región abdominal. Esta hinchazón puede ir acompañada de gases flatulentos (o no) y dolor ligero en la zona.

Esta hinchazón es pasajera, no está relacionada con la grasa abdominal y no se acumula. Por el contrario, puede desaparecer con el cambio de hábitos o de alimentación. ¿A qué se debe? La hinchazón de vientre se produce con la ingesta de aire debida a gestos repetitivos nerviosos o patológicos; a retención de líquido; a irritación o intolerancia; y/o a la acumulación de gases producidos por estas intolerancias u otro problema intestinal.

El efecto es el mismo, un vientre irritado e hinchado, molesto. Por suerte, para algunos de estos problemas existe fácil solución: comer más despacio, beber suficiente agua o escoger bien nuestros alimentos podría ser suficiente para reducir el vientre hinchado.

Alimentos para reducir la barriga hinchada

Existen una serie de alimentos que, por su naturaleza, son beneficiosos para controlar el vientre hinchado. Algunos son obvios y otros no tanto. Por otra parte, huelga decir que estos alimentos, denominados en genérico, no son aptos en caso de alergia o intolerancia, lo que agravaría la situación. ¿De qué alimentos hablamos?

La sustancia básica para la vida, el agua

agua

Por supuesto, tras comentarlo parecerá una obviedad, pero lo cierto es que incluso existe la creencia de que el agua "hincha". Y es cierto, ayuda sentirnos más satisfechos y perder el apetito, pero también se absorbe rápidamente. Además, es uno de los disolventes más eficientes que existe y ayuda a pasar a las fibras en el sistema digestivo. Como consecuencia, el agua "arrastra" muchos de los componentes que generan la hinchazón.

Lácteos fermentados: el caso del kéfir

Photo 1525070389266 B9afb0eed846

Los probióticos tienen mucho debate a sus espaldas. Sin embargo, los lácteos fermentados, como probióticos excepcionales, tienen cierta capacidad de ayudarnos a regular la flora intestinal. Esto, si no padecemos de una intolerancia a la lactosa, puede venirnos de perlas. El kéfir, por ejemplo, puede ayudar, incluso, a la digestión de la lactosa, y el yogur ayuda a reducir la hinchazón mediante varios mecanismos.

La opción de referencia, una buena fruta

fruta

Por su alto contenido en fibra, las frutas son especialmente beneficiosas para reducir la hinchazón del estómago. El resto de componentes nutricionales, así como alto contenido en agua, también ayudan al buen estado digestivo. Entre las mejores frutas para reducir la hinchazón encontramos la piña fresca y y cruda, los higos o la papaya que ayudan a hacer la digestión, reducen la producción de gases y estimulan el tracto intestinal. En general, casi cualquier fruta nos ayudará a reducir la distensión abdominal a no ser que tengamos un problema digestivo concreto.

El pescado, una opción poco conocida

Photo 1498654200943 1088dd4438ae

La gran cantidad de grasas beneficiosas omega 3 ayuda a una digestión más ligera. Una vez asimiladas, el transporte de lípidos ayuda a la movilización y, como consecuencia, facilita a través de una compleja sucesión de relaciones metabólicas y fisiológicas la digestión a medio plazo. Además, estos ácidos tienen cierto poder antiinflamatorio, lo que ayudará a reducir la inflamación de nuestro organismo, incluida la estomacal.

¿Alguien ha dicho Jengibre?

Photo 1519110756001 72f90e894646

Curiosamente, el jengibre es un alimento especialmente apreciado por sus beneficios contra molestias estomacales varias. Al tomar el jengibre como una infusión, además de tomar agua, nos aprovechamos de las propiedades antiinflamatorias que tiene esta sustancia. También se le atribuyen propiedades ligeramente analgésicas, entre otras. En definitiva, y sorprendentemente, el caldo de jengibre se ha mostrado como un buen remedio para combatir la hinchazón de estómago.

No podían faltar: verduras cocidas

Photo 1556909128 2293de4be38e

Al igual que la fruta, las verduras contienen una gran cantidad de fibras y sustancias beneficiosas. Hay que tener en cuenta que es posible que crudas nos provoquen más hinchazón. Sin embargo, al cocerlas, la cantidad de agua presente nos ayudará a retener la fibra y reducir la distensión.

El remate final: cereales y semillas

Photo 1547978059 2639fd612c66

Los cereales integrales y en granos enteros ayudan al tránsito intestinal. Su consumo reduce la cantidad de gases y mejora la digestión. La fibra presente en los cereales integrales es su secreto, claro. Pero, además, son un excelente prebiótico, sustancias que ayudan a promover y regular nuestra flora intestinal beneficiosa. Las semillas, como las de chía o sésamo también pueden ayudarnos a reducir la barriga hinchada debido a sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes. Y, lo mejor de todo, es que podemos combinarlos con un sinfín de recetas.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir