Compartir
Publicidad
Publicidad

El miedo infundado al terrorismo, los accidentes de tráfico, la violencia de género y otros hechos matemáticamente improbables (IV)

El miedo infundado al terrorismo, los accidentes de tráfico, la violencia de género y otros hechos matemáticamente improbables (IV)
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Recordemos las víctimas de violencia de género en España en un año: unas 70. Ahora leamos de corrido las víctimas de otros accidentes por parte de Ben Sherwood:

Más de 115 millones de personas visitan las salas de urgencias cada año en Estados Unidos. Eso supone 315.000 al día o 13.125 cada hora. Cada vez que chasqueamos los dedos hay tres personas que entran rápidamente por la puerta de una sala de urgencias de algún lugar de Estados Unidos. (…) Cada catorce segundos, alguien sale herido en un accidente de tráfico, y cada doce minutos una persona muere. Cada hora, ocho personas sufren una herida por arma de fuego y tres personas fallecen. Dos niños son tratados por lesiones de asfixia cada hora y tres de ellos mueren cada semana. Los mordiscos de perros envían a cuarenta y cuatro personas a urgencias cada semana. Nueve personas mueren cada día por ahogarse accidentalmente y casi tres sufren descargas eléctricas.

También podemos echar un vistazo a las lesiones que enumera Bill Bryson que se producen al año en EEUU, extraídas del Compendio estadístico de Estados Unidos:

De forma predecible, “escaleras, rampas y rellanos” constituyen la categoría más animada, con casi dos millones de atónitas víctimas. No obstante, en otros campos, los objetos peligrosos resultan más benignos de lo que su reputación permitiría suponer. De este modo, hay más personas heridas por el manejo de aparatos de alta fidelidad (46.022) que por el disfrute de monopatines (44.068), camas elásticas (43.655) e, incluso, hojas y maquinillas de afeitar (43.365). Apenas 16.570 personas se hicieron daño con un hacha al astillar la leña con demasiado entusiasmo: incluso ciertas sierras manuales y mecánicas no ocasionaron más que la cifra relativamente modesta de 38.692 heridas. Monedas y billetes de banco causaron más lesiones (30.274). (…) Casi 50.000 americanos se lesionan anualmente valiéndose de lápices, bolígrafos y demás artículos de escritorio.

Estas asombras cifras nos demuestran que no dejamos de morirnos y herirnos por toda clase de motivos, y que esos motivos no siempre son los que por intuición (o por su cobertura mediática) creemos que son los más habituales.

Repitamos el número de víctimas por violencia de género en España, según los datos del instituto de la mujer, en los últimos años: 1999 (54), 2000 (63), 2001 (50), 2002 (54), 2003 (71), 2004 (72), 2005 (57), 2006 (68), 2007 (71), 2008 (76), 2009 (55). Con sus pequeñas fluctuaciones, las cifras son constantes (como son constantes las muertes por resbalar en la bañera, por ejemplo).

Ahora echemos un vistazo a las muertes violentas ocurridas en el año 2008: 1.019. 2008 fue un año especialmente violento en España (por ejemplo, en 2007 hubo 985). Si os fijáis, las muertes por violencia de género también siguen un patrón parecido: el año 2008 fue el más elevado: 76 víctimas. En 2008, pues, hubo 2,61 asesinatos por cada 100.000 habitantes en España.

Si bien España es actualmente el país más peligroso de la UE, en base al número de muertes violentas computadas en general… en países nórdicos como Finlandia y Noruega, ejemplos de países pacíficos y de educación más moderna y progresista, tienen tasas de violencia contra las mujeres superiores a las de España. En otras palabras, España es más insegura en cualquier contexto que Finlandia y Noruega, pero es más segura en el contexto conyugal si hablamos de mujeres.

En la próxima entrega ahondaremos en este insólito hecho.

Vía | El cisne negro de Nicholas Taleb Nassim, El hombre anumérico de John Allen Paulos, Tráfico de Tom Vanderbilt, El club de los supervivientes de Ben Sherwood, Sistemas emergentes de Steven Johnson, El fin de la fe de Sam Harris, Historias de un gran país de Bill Bryson El miedo a la ciencia de Robin Dunbar y Superfreakonomics de Stephen Dubner

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos