Compartir
Publicidad
Publicidad

¿De verdad que las mujeres son más incompetentes en matemáticas que los hombres? (y II)

¿De verdad que las mujeres son más incompetentes en matemáticas que los hombres? (y II)
Guardar
21 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Siguiendo la línea de los experimentos que os explicaba en la primera entrega de este artículo, Mara Cadinu, de la Universidad de Padua, entregó a hombres y mujeres un test de matemáticas similar al examen de graduación. Previamente, sin embargo, les indicaron unos participantes que había una clara diferencia en competencias matemáticas según el sexo. A los otros participantes no les dijeron tal diferencia no existía.

Antes de llevar a cabo el test, se les entregó una hoja en blanco para que escribieran todo lo que se les pasara por la cabeza.

Las mujeres del grupo de amenaza de estereotipo escribieron más del doble de pensamientos negativos acerca del ejercicio de matemáticas (por ejemplo, frases como “este ejercicio es demasiado difícil para mí”). A medida que esa negatividad se intensifica, incrementa su interferencia en el rendimiento. Aunque en la primera mitad del test ambos grupos obtuvieron una puntuación media del 70 por ciento, en la segunda parte del ejercicio el rendimiento del grupo de control mejoró (hasta un 81 por ciento), mientras que el del grupo de amenaza de estereotipo descendió hasta un 56 por ciento.

Además de bloquear la memoria de trabajo, estos estudios sugieren que la amenaza del estereotipo puede perturbar la mente con una actitud de prevención de errores. La mente deja de centrarse en lograr el éxito (siendo creativa y valiente) para centrarse en evitar errores, lo que significa ser precavido, cuidadoso y conservador.

También se da otra circunstancia que refuerza esta hipótesis. A medida de que una mujer avanza en su carrera matemática, se queda cada vez más rezagada respecto a su homólogo masculino.

En Estados Unidos, en el año 2001, las mujeres obtenían aproximadamente la mitad de las licenciaturas en matemáticas, pero solo el 28 por ciento de los doctorados, un número que se iba reduciendo a medida que se avanzaba más en ese campo. Eso dificulta el problema en más de un aspecto. Su sexo resalta cada vez más, lo cual puede impulsar los procesos de amenaza de estereotipo.

En un estudio publicado por Psychological Science bajo el título “Un medio intelectual amenazante: por qué las mujeres son susceptibles de experimentar déficit de resolución de problemas en presencia de hombres”, se llegó a observar que, cuanto mayor sea la diferencia en el número de hombres y mujeres, peor es el rendimiento de las mismas. Amy Kiefer y Denise Sekaquaptewa, de la Universidad de Michigan, empleando tests de asociación implícita, también llegaron a la conclusión de que, cuanto más difícil sea la lección de matemáticas, mayor es la tendencia de la mujer a pensar que matemáticas es igual a hombre.

Las investigadoras aseguran que eso se debe a que, cuanto más difíciles son las clases, más dominadas están por los hombres y, por eso, se refuerza ese vínculo entre hombre y matemáticas en la mente de la mujer.

En definitiva, parece ser que las cosas no son tan sencillas como parecen a la hora de afirmar que hombres y mujeres tienen diferentes competencias en matemáticas sólo atendiendo a niveles de testosterona y otras diferencias cerebrales; y que el entorno social puede ser tan determinante como la dotación biológica.

Vía | Cuestión de sexos de Cordelia Fine

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos