Libros que nos inspiran: 'Ruido: un fallo en el juicio humano', de Daniel Kahneman

Libros que nos inspiran: 'Ruido: un fallo en el juicio humano', de Daniel Kahneman
2 comentarios
HOY SE HABLA DE

El cerebro no está diseñado para evaluar grandes cantidades de información de forma objetiva, así que cualquier tipo de razonamiento está condenado a estar sesgado. Incluso quienes dicen estar mejor informados o ser más reflexivos acostumbran solamente a usar argumentos más complejos y dificiles de rebatir para defender sus propios sesgos cognitivos.

Sin embargo, a pesar de todo el esfuerzo que hacemos a la hora de identificar sesgos, apenas analizamos otro factor que distorsiona nuestro juicio, acaso más relevante: el ruido.

El ruido está en todas partes

El Nobel de economía Daniel Kahneman, en su último libro Ruido, un fallo en el juicio humano, se centra en analizar el ruido cognitivo: dónde está, cómo podemos identificarlo y, también, las estrategias que existen para mitigarlo.

Ruido: Un fallo en el juicio humano (Psicología)

Ruido: Un fallo en el juicio humano (Psicología)

A diferencia del sesgo, una propiedad general del ruido es que se puede reconocer y medir sin saber nada sobre el objetivo. En las decisiones del mundo real, pues, la cantidad de ruido acostumbra a ser muy alta. Por ejemplo, en el ámbito de la selección de personal, los entrevistadores de los candidatos a un puesto de trabajo hacen evaluaciones muy diferentes de las mismas personas.

En definitiva, si os gustó el ya clásico Pensar rápido, pensar despacio, este nuevo libro es un perfecto complemento de aquel. No en vano, Kahneman recibió el premio Nobel de Economía por su trabajo pionero en psicología sobre el modelo racional de la toma de decisiones, y actualmente profesor emérito en Princeton y ha sido incluido en la lista de 100 pensadores globales más influyentes por la revista Foreign Policy.

d

Dos médicos en la misma ciudad pueden dar diagnósticos diferentes a pacientes idénticos; dos jueces pueden dictar sentencias distintas ante delitos similares; nosotros mismos podemos decidir una cosa u otra según sea por la mañana o por la tarde, o según se acerque o no la hora de comer. Estos son ejemplos de ruido: el sesgo que conlleva variabilidad en juicios que deberían ser iguales. El ruido está presente en todas las decisiones individuales y colectivas, y produce errores en innumerables terrenos, desde la medicina hasta la economía, pasando por el derecho, la sanidad, la protección infantil y la contratación. Además, también nos importuna e influye a la hora de tomar muchas de nuestras decisiones cotidianas.

Temas
Inicio