Publicidad

Las aves se están encogiendo pero sus alas se están haciendo más grandes debido al cambio climático

Las aves se están encogiendo pero sus alas se están haciendo más grandes debido al cambio climático
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

El fenómeno fue "sorprendentemente" consistente en una variedad de especies de aves, según los autores de un nuevo estudio. El autor principal, Dave Willard, tomó las medidas de las 70.716 muestras de aves en este estudio y las registró a mano en libros de contabilidad como el que podéis ver en la cabecera de esta entrada.

Esta foto muestra uno de los libros de contabilidad de Willard, sus herramientas de medición y una curruca de Tennessee. La correlación que ha establecido es que los pájaros están encogiéndose de tamaño, pero sus alas son más grandes. Y que esto se debe al cambio climático.

Fenómeno morfológico

En 1978, David Willard, un ornitólogo del Field Museum de Chicago, comenzó a recolectar aves que habían muerto después de chocar con las ventanas. A lo largo de los años, Willard trabajó con voluntarios para reunir una colección de más de 100.000 especímenes. Mantuvo mediciones meticulosas de las criaturas muertas, con el objetivo de rastrear las tendencias estacionales.

El nuevo estudio analizó 70.716 especímenes individuales, que representan 52 especies de aves, que se habían recolectado entre 1978 y 2016.

En un nuevo análisis estadístico de este vasto tesoro de datos, Willard y sus colegas investigadores hallaron una tendencia significativa: los cuerpos de las aves en las colecciones del Field Museum se han vuelto más pequeños, mientras que sus envergaduras han aumentado de tamaño, un fenómeno morfológico que los científicos atribuyen al cambio climático.

Concretamente, descubrieron que el hueso de la pata inferior de las aves, un indicador común del tamaño del cuerpo, se redujo en un 2,4 por ciento en todas las especies. La masa de las aves también disminuyó, pero su envergadura aumentó en un 1,3 por ciento.

Los investigadores observaron varios factores que podrían estar impulsando estos cambios, entre ellos la temperatura, las precipitaciones y la vegetación en las zonas de reproducción e invernada de la especie. Encontraron una relación inversa entre el tamaño del cuerpo y la temperatura del verano. Según explica Benjamin Winger, coautor del estudio y biólogo evolutivo de la Universidad de Michigan:

En los años en que las temperaturas eran un poco más frías, vimos un aumento en el tamaño del cuerpo, a pesar de que la tendencia a largo plazo era disminuir. Entonces eso nos lleva a creer que la temperatura es bastante importante aquí.

Esta no es una idea completamente nueva. Dentro de una especie determinada, los individuos que viven en climas más cálidos tienden a ser más pequeños que sus contrapartes en áreas más frías, porque los cuerpos pequeños retienen menos calor, un principio conocido como la Regla de Bergmann. Los científicos sospechan que el aumento de las temperaturas puede estar haciendo que las aves se vuelvan más pequeñas, lo que a su vez las ayuda a mantenerse frescas.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios