Publicidad

¿Y si los terroristas dejaran de poner bombas y usaran mosquitos genéticamente manipulados?

¿Y si los terroristas dejaran de poner bombas y usaran mosquitos genéticamente manipulados?
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Unos terroristas sueltan unos mosquitos manipulados genéticamente en un centro comercial de Washington, D.C, y siembran el caos. Este es el argumento de un thriller de biotecnología titulado The Mosquito War, de V. A. MacAlister, del año 2001.

Algunos expertos, sin embargo, creen que este escenario no es tan remoto como parece y que debemos prepararnos para él.

Primeras ideas

En 2010, un equipo de setenta expertos se reunió en Florida para hacer frente a la introducción bioterrorista de mosquitos infectados con patógenos mediante control de mosquitos. En la reunión se plantearon asuntos como los que describe Timothy Winegard en su libro El mosquito:

Pensemos lo que pasaría si un solo bioterrorista que hubiera contraído fiebre amarilla infectara a quinientos Aedes aegypti alimentándolos con su sangre y una semana después los soltara en el Barrio Francés de Nueva Orleans o en la South Beach de Miami.

Sin estar la población actual vacunada, la sombra de la destrucción de la fiebre amarilla volvería a constituir una seria amenaza. Y eso solo es la punta del iceberg de lo que podría pasar con mosquitos que portaran enfermedades más letales o incluso desconocidas, fruto de la manipulación genética.

Con todo, la idea de usar mosquitos para ganar una guerra (real o ideológica) no es nueva:

La perversa fórmula y la siniestra estrategia ya se habían visto en la fiebre de Walcheren de Napoleón, las macabras misiones con fiebre amarilla del doctor Luke Blackburn y las deliberada repoblación con mosquitos portadores de malaria de las lagunas Pontinas en Anzio por parte de los nazis, entre otros ejemplos históricos de trampa biológicas. En su libro Comentario táctico sobre cómo deben defenderse los asedios, que data del siglo IV aC, el escritor griego Eneas el Táctico, uno de los primeros estudiosos del arte de la guerra, aprobaba "soltar insectos punzantes" en los túneles excavados por los zapadores enemigos.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios