Publicidad

No es una araña ni un perro, aunque lo parezca: es un murgaño

No es una araña ni un perro, aunque lo parezca: es un murgaño
2 comentarios

Aunque parezca una grotesca araña que sostiene una especie de cabeza de perro o lobo, estamos ante una pareidolia (un fenómeno psicológico donde un estímulo vago y aleatorio es percibido erróneamente como una forma reconocible).

En realidad, esta extraña criatura es un murgaño o segador (Metagryne bicolumnata), una de las muchas especies que viven en el Amazonas.

Metagryne bicolumnata

Los murgaños son una extensa familia de arácnidos conocidos como opiliones, patonas o segadores. Se diferencian de las arañas porqué sus cuerpos grandes y robustos no tienen estrechamiento en la zona media abdominal y son inofensivos para el ser humano porque tampoco cuentan con glándulas venenosas.

Su cuerpo tiene dos falsos ojos de color amarillo, son dos manchas en su lomo muy por encima de los verdaderos ojos. De hecho, sus verdaderos ojos son lo que podría parecernos una supuesta nariz de un perro.

Actualmente se conocen más de 6.650 especies de murgaños, algunas tan pintorescas como este Metagryne bicolumnata.

La Metagryne bicolumnata fue descubrió por el biólogo Carl Friedrich Roewer en 1959. El ejemplar de la fotografía en concreto fue visto y fotografiado en la región amazónica de Ecuador por el fotógrafo de naturaleza y vida salvaje Andreas Kay en el año 2017.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios