Publicidad

En la Luna hay mucho más metal de lo que creíamos

En la Luna hay mucho más metal de lo que creíamos
Sin comentarios

Abundante evidencia de óxidos de hierro y titanio debajo de la superficie de la Luna ha sido detectada por la Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO) de la NASA, el primer satélite del “Vision for Space Exploration”, programa de la NASA cuyo objetivo final es el envío de astronautas a la Luna, el establecimiento de bases permanentes sobre su superficie y la consecución del primer vuelo tripulado a Marte.

LRO y metal

Los resultados de la LRO son un pequeño paso para comprender mejor cómo se formó la luna, ya que las observaciones muestran cómo los óxidos de hierro y titanio se distribuyen debajo del hemisferio norte de la Luna.

La nueva investigación se basa en un dispositivo llamado instrumento de radiofrecuencia en miniatura (Mini-RF), una sonda de radar diseñada para mapear la geología lunar, buscar hielo de agua y probar tecnologías de comunicaciones.

ñ

El instrumento recorrió el terreno en el hemisferio norte de la luna en busca de una propiedad eléctrica llamada constante dieléctrica. Esta constante es un número que compara la capacidad de un material para transmitir campos eléctricos con la del vacío del espacio.

La transmisión de campo eléctrico es útil para encontrar hielo en las sombras de los cráteres, donde está protegido del calor del sol. Pero también puede identificar áreas con más metales, como los óxidos de hierro y titanio.

Y los científicos notaron que la constante dieléctrica aumentaba con el tamaño del cráter, pero solo hasta cierto punto. La teoría del equipo era que los primeros cientos de o metros de la superficie de la luna tienen pocos de estos óxidos, pero una fuente más rica de metal se encuentra más abajo. Luego, a medida que los meteoritos chocan con la superficie lunar y rascan las capas superiores, los metales quedan expuestos. Ese tipo de patrón también explicaría los bajos niveles de metales en las tierras altas lunares y las mayores abundancias en las llanuras más oscuras y bajas más cercanas al subsuelo de la luna.

Los resultados son aún más intrigantes a la luz de un fenómeno desconcertante reportado en 2019 por la misión Gravity Recovery and Interior Laboratory (GRAIL) de la NASA, en la Luna. Las mediciones de gravedad de la Luna sugieren que hay una gran cantidad de material denso que se encuentra decenas a cientos de kilómetros debajo de la cuenca masiva del Polo Sur-Aitken de la luna. Los resultados de GRAIL, junto con el nuevo hallazgo de LRO, sugieren que los metales pueden estar más concentrados en ciertas regiones de la luna.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios