Compartir
Publicidad
Publicidad

Kinect empleado para ayudar a las personas con discapacidad visual

Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A pesar de los impresionantes avances en informática y en cámaras fotográficas conseguidos hasta la fecha, no se había descubierto la manera aplicar esta tecnología en personas con discapacidad visual.

Sin embargo, a principios de este año, Eric Berdinis y Jeff Kiske, dos estudiantes de ingeniería informática hackearon el famoso sistema Kinect de Microsoft. Convirtiéndolo en un sistema de cámaras situadas en la cintura que permite ofrecer a los usuarios información sobre su entorno inmediato, a través de vibraciones direccionales. El proyecto se llama Kinecthesia.

Aunque todavía está en una fase muy preliminar, Kinecthesia está dando mucho de qué hablar. Fue seleccionado como uno de los 10 proyectos en la conferencia Google’s Zeitgeist Young Minds, en la que siempre destacan proyectos innovadores.

Berdinis y Kiske comenzaron el proyecto como un trabajo de la asignatura Sistemas Integrados, impartida por el profesor Rahul Mangharam. Les encargaron desarrollar un dispositivo médico, por lo que la pareja de ingenieros comenzaron a explorar el sistema Kinect de Microsoft. Un dispositivo para videojuegos que utiliza múltiples cámaras para transladar los movimientos del jugador en acciones en la pantalla.

Comprendiendo la tecnología que ofrecía Kinect para traducir los detalles de su alrededor en información digital, el equipo empezó a investigar una manera para integrar esta tecnología en un dispositivo portátil. El conseguir que las cámaras se comunicasen por voz con BeagleBoard, un ordenador en miniatura, fue el primer paso.

"Kinect no estaba pensado para trabajar con otro dispositivo que no fuera la Xbox, por lo que modificar su código fuente para que funcionara en este procesador, fue uno de los mayores desafíos", afirma Berdinis. Además, aunque Kinect es muy bueno para la determinación de la distancia a los objetos, otro desafío fue decidir cómo transmitir esta información al usuario.

Kinecthesia

"No queríamos abrumar al usuario con señales de audio o con vibradores por toda la cintura", afirma Berdinis. "A través de ensayo y error descubrimos que únicamente eran necesarias tres zonas donde colocar los vibradores".

Estos tres timbres, situados a la derecha, izquierda y en el centro, comienzan a vibrar cuando los objetos empiezan a acercarse y aumentan su intensidad cuando se aproximan al usuario.

Vía | University of Pennsylvania Más información | http://www.kinecthesia.com

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos