Vincular los precios de los medicamentos recetados en EEUU con los que se pagan en otros países reduciría los costes a la mitad

Vincular los precios de los medicamentos recetados en EEUU con los que se pagan en otros países reduciría los costes a la mitad
5 comentarios

Estados Unidos es el país del primer mundo con menor esperanza de vida. Se aduce que ello se debe, entre otros factores, a que su sanidad es privada. Sin embargo, en Estados Unidos se gasta más en sanidad pública que en países como en España. Así que el problema parece radicar en los elevados costes de los tratamientos.

Según un nuevo estudio de RAND Corporation, de hecho, sugiere que vincular el coste de los medicamentos recetados en Estados Unidos con los precios pagados en otras naciones de altos ingresos podría haber reducido el gasto estadounidense en medicamentos al menos a la mitad en 2020.

Homogeneización

Los altos precios de los medicamentos recetados tienen implicaciones importantes para el sistema de atención médica estadounidense, ya que aumentan los costos generales, sobrecargan a algunos pacientes con copagos elevados y hacen que muchas personas renuncien a los medicamentos necesarios.

Los precios de los medicamentos de marca son más altos en comparación con otros países de ingresos altos, la mayoría de los cuales regulan los precios de los medicamentos. Sin embargo, la disponibilidad inconsistente de datos sobre los precios netos estadounidenses (los precios que pagan las aseguradoras después de los reembolsos y otros descuentos) complica las comparaciones internacionales de los precios de los medicamentos de marca.

La Ley Elijah E. Cummings para reducir los costos de medicamentos ahora (HR 3) permitiría al Secretario de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos el negociar precios con los fabricantes de medicamentos en nombre de Medicare y aseguradoras privadas, hasta un límite del 120% de los precios en seis países de ingresos altos (Australia, Canadá, Francia, Alemania, Japón y Reino Unido). El proyecto de ley se presentó por primera vez en el Congreso en 2019.

Dichas negociaciones se aplicarían inicialmente a todas las insulinas y al menos a 25 medicamentos de marca.

Temas
Inicio