Publicidad

La ingesta alta de fructosa puede generar comportamientos agresivos, TDAH y trastorno bipolar

La ingesta alta de fructosa puede generar comportamientos agresivos, TDAH y trastorno bipolar
Sin comentarios

Afecciones como el síndrome de déficit de atención con hiperactividad (TDAH), el trastorno bipolar e incluso los comportamientos agresivos, según sugiere un nuevo estudio, pueden estar relacionados con la ingesta de azúcar y tener tener una base evolutiva.

El estudio ha sido llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Colorado y se ha publicado en Evolution and Human Behavior.

Base evolutiva

La fructosa es un hidrato de carbono simple que se encuentra en la fruta y en la miel, se absorbe en el intestino y pasa al hígado, donde se metaboliza rápidamente a glucosa. Además, la fructosa también está presente en gran parte de los alimentos procesados, las bebidas carbonatadas, golosinas, zumos procesados, tés refrigerados, batidos, etc.

No es la primera vez que un estudio científico relaciona un trastorno como el TDAH con un alto consumo de azúcar en la dieta. Pero este va más allá proponiendo una base evolutiva.

Concretamente, que una respuesta de búsqueda de alimentos estimula la toma de riesgos, la impulsividad, la búsqueda de novedades, la toma de decisiones rápida y la agresividad para asegurarse la comida como una respuesta de supervivencia. La sobre activación de este proceso por la ingesta excesiva de azúcar puede causar un comportamiento impulsivo que puede ir desde el TDAH hasta el trastorno bipolar o incluso la agresión.

Según explica Richard Johnson, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado en el campus médico de CU Anschutz y autor principal del estudio:

No culpamos al azúcar por un comportamiento agresivo, sino que notamos que puede ser uno de los contribuyentes. La identificación de la fructosa como factor de riesgo no niega la importancia de los factores genéticos, familiares, físicos, emocionales y ambientales que dan forma a la salud mental.

Johnson recomienda más estudios para investigar el papel del azúcar y el ácido úrico, especialmente con nuevos inhibidores del metabolismo de la fructosa.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios