Publicidad

Esta fue la primera vez que alguien demostró la relación entre ejercicio y la salud gracias a un autobús londinense

Esta fue la primera vez que alguien demostró la relación entre ejercicio y la salud gracias a un autobús londinense
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Simplemente andar ya es bueno para nuestra salud. Este hecho tan evidente hoy en día, sin embargo no lo era tanto hace apenas cien años. De hecho, hasta finales de la década de 1940, no existían pruebas de que el ejercicio físico fuera saludable

Fue Jeremy Morris, un médico del Consejo de Investigación Médica de Gran Bretaña, quien halló una relación entre los niveles de actividad y la incidencia de ataques cardiacos y enfermedades coronarias.

No solo la edad

Hasta ese momento, la medicina solo consideraba que era la edad y el estrés lo que podía provocarte un ataque cardiaco. Pero Morris ideó una forma de investigar esta cuestión en tiempos de carestía económica: Gran Bretaña aún se recuperaba de la guerra y no había demasiados fondos.

Buscando una forma barata de investigar, se fijó en los típicos autobuses londinenses de dos pisos. En todos estos autobuses había siempre dos trabajadores: el conductor (siempre sentado) y el cobrador (siempre de pie, y además subían una media de 600 escalones por turno).

A lo largo de dos años, Morris hizo un seguimiento de un total de 35 000 conductores y cobradores, descubriendo que, tras ajustar las demás variables, los conductores presentaban el doble de probabilidad de sufrir un ataque cardiaco que los cobradores.

Aunque hoy hay quintales de literatura científica que revela todos los beneficios que subyacen a la actividad física, tal y como explica Bill Bryson en su libro El cuerpo humano:

Fue la primera vez que alguien demostraba un vínculo directo y mesurable entre el ejercicio y la salud.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios