Publicidad

¿Por qué las moscas se vuelven tan pesadas cuando va a llover?

¿Por qué las moscas se vuelven tan pesadas cuando va a llover?
7 comentarios

Publicidad

Os voy a confesar una cosa. Bueno, dos. La primera es que la primera novela que escribí en mi vida (afortunadamente, inédita) estaba protagonizada por un grupo de moscas. La segunda es que pasé gran parte de los veranos de mi infancia y adolescencia en un camping que quedaba entre Pineda de Mar y Calella que, a la hora de la comida, cuando todos poníamos en marcha nuestras barbacoas, era asolado por ejércitos de moscas ávidas de comida.

Con esto quiero decir que he dedicado mucho tiempo de mi vida a observar a las moscas, y que también he leído muchos libros de entomología para conocer sus secretos. Sus vuelos acrobáticos en los que frenaban en seco gracias a sus halterios, que saboreaban las cosas a través de sus patas, que su visión semejaba un caleidoscopio, pueden agarrarse sobre cualquier superficie gracias a sus uñas y sus púlvilos… y también la razón de que se volvieran tan, tan pesadas cuando amenazaba lluvia.

No es que las moscas se vuelvan tontas, ni que sientan predilección por nosotros, posándose más que nunca sobre nuestro cuerpo, cuando se avecina un chaparrón. Es que, antes de la lluvia, el aire presenta baja presión (y, en consecuencia, baja densidad), y ello provoca que los insectos desplacen menor cantidad de aire en cada aleteo.

Es decir, a las moscas les cuesta mantener el control, les cuesta más volar, y además la humedad se acumula en su cuerpo y lo vuelve más pesado.

Imagen | gidovd

En Xatakaciencia | Las moscas también beben para olvidar

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir