Compartir
Publicidad

¿Por qué castañeamos los dientes cuando tenemos frío?

¿Por qué castañeamos los dientes cuando tenemos frío?
0 Comentarios
Publicidad

A veces castañeamos los dientes. Producido por el movimiento involuntario de la musculatura mandibular en respuesta al frío, la fiebre o una situación de estrés y miedo, se ha calculado que, al castañear, los dientes chocan entre sí de 240 a 260 veces por minuto. Si nos centramos en el frío, ¿por qué castañeamos los dientes? ¿Qué ventaja nos produce?

Si la temperatura corporal es muy baja, unos receptores del frío apretadamente distribuidos por la piel envían impulsos al hipotálamo, un órgano diminuto que resulta muy importante en la conexión entre el sistema nervioso y el hormonal. Entre otras cosas, controla nuestra temperatura corporal.

A unos 8ºC de temperatura exterior, nuestra piel actúan para evitar la pérdida de calor corporal erizando el vello corporal. Esto ya no sirve de gran cosa porque tenemos menos pelo que nuestros antepasados. Los vasos sanguíneos de la peil también se contraen, a fin de que fluya menos sangre caliente por las capas externas de la piel, especialmente manos y pies, y así se ahorra calor.

También el cuerpo intenta generar calor de forma activa, elevando la frecuencia cardíaca. Los músculos también se ponen en tensión para contribuir a ello. Si esto no es suficiente, entonces empezamos a tiritar con todo el cuerpo, pues los músculos se contraen involuntariamente. Cuanto más tiritamos, más calor vuelve a producirse en el organismo. El castañeo de dientes, pues, es un efecto secundario de estas contracciones: los músculos de la zona de las mejillas se mueven rápidame y rítmicamente y las mandíbulas chocan la una contra la otra.
Imagen | hapal

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio