Publicidad

Ocho datos sorprendentes sobre el pájaro carpintero

Ocho datos sorprendentes sobre el pájaro carpintero
5 comentarios

Publicidad

Célebre por la serie de dibujos animados el pájaro loco, el pájaro carpintero es todo un prodigio de la biomecánica. Para abrir boca, podéis ver el vídeo que insertado más adelante, con el pájaro carpintero en acción (nunca mejor dicho) cuando una serpiente se ha introducido en el interior del árbol con el propósito de devorar sus huevos o las crías del pájaro carpintero.

A continuación, algunas cifras sorprendentes sobre lo que es capaz de hacer:

  1. Cuando golpea la madera con su pico, lo hace entre 15 y 16 veces por segundo, es decir, dos veces más deprisa que los disparos de una ametralladora.
  2. Su cabeza, en consecuencia, se desplaza a una velocidad superior a la de una bala.
  3. La fuerza del impacto de su cabeza en cada golpe es equivalente a 1.000 veces la fuerza de la gravedad (más de 250 veces la fuerza que sienten los astronautas en una nave a la hora de la salida).
  4. El pájaro carpintero picotea aproximadamente unas 12.000 veces al día.
  5. Tienen una lengua conectada con las fosas nasales que cubre su cerebro, y así no sufren anomalías al picotear.
  6. También poseen un cráneo macizo que protege su cerebro del continuo martilleo a los troncos de los árboles. Plumas cerdosas y gruesas en las ventanas nasales les guardan contra las escamas de madera que crean al picotear.
  7. Para alimentar todo ese derroche de energía, en sólo una jornada un pájaro carpintero es capaz de zamparse 1.000 hormigas o 900 larvas de escarabajos.
  8. El carpintero bellotero (Melanerpes formicivorus), para tener alimento en el invierno, guarda una provisión de bellotas suficientes, para lo cual practica orificios en los árboles, donde guarda solamente una bellota en cada agujero, de tal modo que practican miles de agujeros en los troncos de los árboles. El pito negro (Dryocopus martius) es uno de los pájaros carpinteros más grandes del mundo. Puede taladrar hasta 15 cm en la madera buscando comida. Las cavidades abandonadas son aprovechadas por otros animales como estorninos, herrerillos, búhos, ardillas, etc.

Vía | 365 curiosidades asombrosas de la ciencia, la historia y las religiones, de Javier Martín

Foto | Flickr

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir