Publicidad

El mensaje que Albert Einstein dejó escrito para las personas del año 6939

El mensaje que Albert Einstein dejó escrito para las personas del año 6939
4 comentarios

Publicidad

Publicidad

Albert Einstein describió a la humanidad de su tiempo como sigue: “Personas que viven en países diferentes se matan entre sí a intervalos de tiempos irregulares, de manera que también por esta causa cualquier que piense en el futuro debe vivir con miedo y terror”.

Este mensaje lo escribió Einstein para la humanidad que viviera en el año 6939. Pero ¿por qué precisamente este año?

6939

Un relaciones públicas de la Westinghouse Electric and Manufacturing Corporation llamado G. Edwards Pendray, apasionado de los cohetes y escritor de ciencia ficción, concibió una cápsula del tiempo. Una cápsula del tiempo es es un recipiente hermético construido con el fin de guardar mensajes y objetos del presente para ser encontrados por generaciones futuras. La expresión cápsula del tiempo se usa desde 1937, aunque la idea es tan antigua como los primeros asentamientos humanos en Mesopotamia (actual Irak).

Esta cápsula creda por Pendray se enterraría durante 5.000 años, hasta el año 6939.

f

Medía 2.28 metros, pesaba 363 kg y tenía un diámetro interior de 16 centímetros. Westinghouse le puso el nombre de Cupaloy, aleación de níquel y plata, que es más dura que el acero.

En la Exposición Universal, Westinghouse ahorró espacio adjuntando diez millones de palabras en microfilm. Incluían, irónicamente, cómo construir un lector de microfilm, pues en la cápsula del tiempo no había uno.

Algunos intelectuales y celebridades se prestaron incluso a escribir mensajes a la civilización que abriera la cápsula del tiempo. Thomas Mann escribió amargamente: “Ahora sabemos que la idea del futuro como un “mundo mejor” era una falacia de la doctrina del progreso”. Albert Einstein dejó el mensaje anteriormente citado, cuya versión completa dice así:

f

Vivimos una época rica en inteligencias creadoras, cuyas expresiones han de acrecentar considerablemente nuestras vidas. Hoy cruzamos los mares merced a la fuerza desarrollada por el hombre, y empleamos también esa energía para aliviar a la humanidad del trabajo muscular agotador. Aprendimos a volar y somos capaces de enviar mensajes y noticias sin dificultad alguna a los más remotos lugares del mundo, por medio de ondas eléctricas. No obstante, la producción y distribución de bienes se halla por completo desorganizada, de manera que la mayoría ha de vivir temerosa ante la posibilidad de verse eliminada del ciclo económico, y sufrir así la falta de lo necesario. Además, los habitantes de las distintas naciones se matan entre sí a intervalos regulares, por lo que también, debido a esta causa debe sentir miedo y terror todo el que piense en el futuro. Esta anomalía se debe al hecho de que la inteligencia y el carácter de las masas son muy inferiores a la inteligencia y al carácter de los pocos que producen algo valioso para la comunidad. Confío en que la posteridad lea estas afirmaciones con un sentido de justicia y la necesidad de un cambio en la situación.

En 1965 se enterró una segunda cápsula diez metros al norte de la original. Ambas cápsulas están enterradas dieciséis metros por debajo del Parque de Flushing Meadows, que albergó la exposición.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir