Compartir
Publicidad

El azafrán probablemente sea el producto alimentario más veces adulterado

El azafrán probablemente sea el producto alimentario más veces adulterado
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

El azafrán es la especia más cara del mundo, de modo que tiene cierta lógica que la industria trate de adulterarlo para obtener pingües beneficios. Y es que el precio de venta al consumidor puede superar los 6.000 euros el kg en el caso del azafrán de Irán, e incluso 40.000 euros el kg del francés.

Este elevado precio se debe a que se requieren 150.000 flores, como mínimo, para obtener un kg de azafrán.

Fraude

Los fraudes alrededor de un producto tan caro, pues, tienen muchas formas. Una de las más comunes la describe así Christophe Brusset en su libro Cómo puedes comer eso:

En cuanto al azafrán que se vende entero, en forma de filamentos, como el que suele encontrarse en los mercados al aire libre de la Provenza o de Marrakech, es la burda estafa que consiste en hacer pasar un pétalo de cártamo o de caléndula por azafrán. El aspecto puede ser vagamente parecido, y el color ocre anaranjado también, pero en lo que respecta al sabor y al poder colorante, no tiene nada que ver comparado con el azafrán de verdad, el Crocus sativus.

Un timo más elaborado consiste en colorear un filamento, que puede ser de seda, de algodón, de barba de maíx o de otra fibra vegetal, con cúrcuma y/o un colorante artificial. Con todo, los defraudadores más astutos mezclan azafrán falso y auténtico, además de emplear colorantes artificiales que, en los análisis, se comportan igual que los colorantes naturales del azafrán.

Así pues, salvo que se adquiera de una marca conocida, lo conveniente es evitar el azafrán molido.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos