Compartir
Publicidad

¿Crees que en la ciencia todavía hay un sesgo sexista? La pregunta de la semana

¿Crees que en la ciencia todavía hay un sesgo sexista? La pregunta de la semana
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El prejuicio o discriminación basada en el sexo o género se denomina sesgo sexista. Debido a la formación exclusivamente masculina del nuevo gobierno griego, se ha puesto sobre la mesa de nuevo el debate sobre el sexismo en todos los ordenes de poder y también en los trabajos.

Si bien hay que tener en cuenta que, de promedio, los hombres pueden desempeñar mejor un trabajo determinado que una mujer, y viceversa, ¿hasta qué punto sabemos que esa ventaja presunta se debe a la confianza social que recibe tal estereotipo o no? Una idea que pudimos desarrollar en el estereotipo de que las mujeres son más incompetentes en matemáticas. ¿Y en la ciencia en general? ¿Qué ocurre donde se supone que trabajan mentes preclaras perfectamente informadas acerca de los sesgos y las presiones evolutivas?

¿Crees que en la ciencia todavía hay un sesgo sexista?

Recordad que debéis dejar vuestras respuestas en la sección de Preguntas y respuestas de Xataka Ciencia.

La pregunta de la semana pasada

La pregunta de la semana pasada era ¿Crees que se pueden ridiculizar determinadas ideas? y hemos recibido una buena cantidad de respuestas, entre las que destacamos las siguientes:

pedrovillarroel: Alguien me dijo que no puedo hablar mal de el papa, que todas las ideologías merecen respeto. No, absolutamente no!, no todas las ideologias merecen respeto. Hay ideologias que tiran ácido en la cara de una mujer por mirar por la ventana de su casa, o le mutilan el clitoris a niñas de 9 años. Hay ideologias que condenan a latigazos a los que tienen ideas nuevas. Hay ideologias que opinan que los negros no merecen ser mas que esclavos. Resistir ideologias malignas es los que nos ha hecho crecer como humanidad, aceptar ideologias por miedo a ofender nunca nos ha dejado más que terribles injusticias.

yippiekayyay: El problema no está en el que ofende, sino en el que se siente ofendido. Las pruebas sobre la evolución, por ejemplo, son tan abrumadoras que es algo que se puede defender como un maldito hecho. De vez en cuando acabo en algún vídeo de Richard Dawkins donde algún "iluminao" me cuenta que la segunda ley de la termodinámica viola la teoría de la evolución (mediante un razonamiento por el cual no sólo negaría la evolución, sino su propia existencia) o me hacen la insulsa pregunta de por qué la ciencia no ha conseguido convertir a un pez en cerdo (true story). Es de lo más habitual que se intente ridiculizar un jodido hecho científico. ¿Me ofendo? No, normalmente intento explicarle por qué se equivoca, normalmente acaba en un debate fútil y al cabo de un tiempo acabo desistiendo. Esto sucede con un hecho, con algo objetivo, mensurable y demostrable: lo malo no es que lo intenten ridiculizar, lo malo es que dejen de guiarse mediante el sentido común, lo malo es que una ideología con poca base empírica les cierre los ojos. Que la ridiculicen no es malo, da pie al debate y el debate es algo sano. Y si no es malo ridiculizar una idea certera, ¿cómo iba a ser malo ridiculizar una idea delusiva?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio