Compartir
Publicidad

Jeremy Bentham: el filósofo que quiso momificarse para ser exhibido en la universidad

Jeremy Bentham: el filósofo que quiso momificarse para ser exhibido en la universidad
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si visitamos la sede del University College de Londres podremos contemplar una vitrina que exhibe el cuerpo momificado del filósofo Jeremy Bentham, que llegó aquí en 1850.

No en vano, Bentham fue un niño prodigio que, a los tres años, ya hablaba un poco de latín. Pero su mayor aportación al pensamiento llegó unos años más tarde, con su doctrina del "utilitarismo": las instituciones y convenciones sociales debían producir la mayor felicidad al mayor número de personas. Lo más llamativo, sin embargo, es que fue él mismo el que quiso momificarse tras la muerte para convertirse en un icono para la posteridad.

Auto-icono

Bentham fue un icono en vida: fue defensor de la libertad individual, de la total igualdad de los sexos, de la libertad de expresión, de la separación entre Iglesia y Estado, de la no criminalización de la homosexualidad y de la abolición de la esclavitud, además de uno de los primeros en sostener el derecho de los animales a no ser maltratados inúltilmente.

Bentham era especial, pues, y quizá por eso, el 30 de mayo de 1832, una semana antes de morir, el filósofo añadió una postilla a su testamento, redactado muchos años antes, en el que especificaba que quería dejar su cuerpo a la ciencia. Tal y como lo explica Luigi Garlaschelli en el libro El científico loco:

De acuerdo con sus deseos, dos días después de su muerte se procedió a la disección del cuerpo y a las sucesivas operaciones. El tratamiento de la cabeza implicó su inmersión en una solución de ácido sulfúrico y la aplicación de vacío para extraer los líquidos; por desgracia, el resultado fue de muy baja calidad y dio lugar a un macabro resto, con una piel oscura y arrugada en el cráneo, y cuyos ojos de cristal la hacen todavía más espeluznante. Así, pues, se consideró oportuno llevar a cabo una copia de la cabeza en cera, que se parecía mucho y tenía el cabello original de Bentham, mientras que la verdadera fue en un primer momento apoyada en el suelo, entre los pies de la momia.

Auto Icon1

Ahora es posible visitar virtualmente la "reliquia" en la página web del University College.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio