Compartir
Publicidad

Los mejores no practican más: la regla de las 10.000 horas no se cumple siempre

Los mejores no practican más: la regla de las 10.000 horas no se cumple siempre
20 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La regla de las 10.000 horas, la idea de que cualquiera que practice durante ese tiempo una actividad se convierte en un experto en dicha actividad (léase tocar el violín, por ejemplo), cada vez parece tener más detractores en forma de estudios que la invalidan.

El último ha sido un estudio en violinistas, que sugiere que los que son simplemente buenos tocando el violín practican más horas que los que son mejores. Las horas de práctica, el realidad, solo explican un cuarto de la diferencia en capacidades. Es decir, que no todo se reduce a practicar y practicar, tienen que haber algo más, como el talento natural, las habilidades innatas para aprender o la calidad de los profesores o las técnicas de enseñanza.

Talento

La semilla de la regla de las 10,000 horas fue un estudio de 1993 de violinistas y pianistas que encontró que el tiempo de práctica acumulado aumentó con destreza musical.

La idea de las diez mil horas fue popularizada en el libro de Malcolm Gladwell, del año 2008, Fueras de serie. ¿A cuánto equivale aproximadamente esas 10.000 horas que necesita el cerebro para, gracias a su plasticidad, volverse especialmente diestro en alguna actividad? Unos 10 años. Sin embargo, parece que las cosas no son tan sencillas.

Como explica Brooke Macnamara, psicóloga de la Universidad Case Western Reserve en Cleveland, Ohio: "Cuando se trata de la habilidad humana, una combinación compleja de factores ambientales, factores genéticos y sus interacciones explican las diferencias de rendimiento entre las personas".

Macnamara y su colega Megha Maitra se propusieron repetir parte del estudio de 1993 para comprobar si podían llegar a las mismas conclusiones. Entrevistaron a tres grupos de 13 violinistas calificados como mejores, buenos o menos hábiles sobre sus hábitos de práctica, antes de que completaran diarios diarios de sus actividades durante una semana.

Si bien los violinistas menos hábiles registraron un promedio de aproximadamente 6.000 horas de práctica a la edad de 20 años, había poco que separara los buenos de los mejores músicos, y cada uno registraba un promedio de aproximadamente 11.000 horas. En total, la cantidad de horas dedicadas a practicar representó aproximadamente una cuarta parte de la diferencia de habilidades en los tres grupos, según el estudio publicado en Royal Society Open Science.

Los factores dependen de la habilidad que se aprende: en el ajedrez podría ser inteligencia o memoria de trabajo, en el deporte puede ser cuán eficientemente una persona consume el oxígeno. Para complicar aún más las cosas, un factor puede conducir a otro. Un niño que disfruta de tocar el violín, por ejemplo, puede estar feliz de practicar y concentrarse en la tarea porque no lo percibe como una tarea.

Sin embargo, Macnamara dijo que era importante que la gente entendiera los límites de la práctica. "La práctica te hace mejor que ayer, la mayoría de las veces", dijo. “Pero puede que no te haga mejor que tu vecino. O el otro chico en tu clase de violín.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio