La mayoría de la gente prefiere copiar a miembros de su grupo

La mayoría de la gente prefiere copiar a miembros de su grupo
Sin comentarios

La mayoría de la gente prefiere copiar a miembros de su grupo. En este nuevo estudio, asignan a personas a grupos aleatorios y miran si esto afecta a quién copian. A pesar de que los grupos eran arbitrarios y prácticamente idénticos, la mayoría prefería copiar a miembros de su grupo.

Memética grupal

Sorprendentemente, se sabe poco sobre cómo los grupos sociales influyen en el aprendizaje social. Aunque varios estudios han demostrado que las personas prefieren copiar a los miembros del grupo, estos estudios no han logrado resolver si la pertenencia al grupo afecta genuinamente a quién se copia o si la pertenencia al grupo simplemente se correlaciona con otros factores conocidos, como la similitud y la familiaridad.

Utilizando el paradigma del grupo mínimo, en este estudio se descifraron estos efectos en un juego de aprendizaje social online. En una muestra de 540 adultos, encontraron así un fuerte sesgo de copia dentro del grupo que (a) se vio reforzado por una preferencia por observar a los miembros del grupo; (b) anuló la percepción de confiabilidad, calidez y competencia; (c) se fortaleció cuando la información social era escasa; y (d) incluso provocó divergencias culturales entre grupos mezclados.

Estos resultados sugieren que las personas emplean genuinamente una estrategia de aprendizaje social de copia del grupo, que podría ayudar a explicar cómo los comportamientos ineficientes se propagan a través del aprendizaje social y cómo los humanos mantienen la diversidad cultural necesaria para la evolución cultural acumulativa.

Este estudio se suma al resto de la literatura científica que pone en evidencia cuán compleja es la propagación de las ideas y las tendencias, a pesar de que tendamos a pensar que las modas están creadas en despachos y laboratorios. Que la ingeniería social tiene un poder inmenso. Que hay gente que mueve los hilos. Que vestimos así o asá porque nos tienen manipulados. Que las películas o las series cambian la forma de ser de la gente y por tanto pueden evangelizar y hasta moldear el mundo a capricho del autor.

Nada de todo esto es cierto. Las cosas, de hecho, son mucho más complicadas, como podéis ver en el siguiente vídeo:

Temas
Inicio