Compartir
Publicidad
Publicidad

Los niños pequeños ya tienen sentido de la justicia

Los niños pequeños ya tienen sentido de la justicia
Guardar
33 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El estudio “Fairness Expectations and Altruistic Sharing in 15-Month-Old Human Infants” realizado por Jessica Sommerville y otros autores de la Universidad de Washington y publicado en la revista científica PLos ONE demuestra la aparición temprana del sentido de la justicia y el altruismo a los 15 meses incluso antes del habla.

Primero se realizó una prueba con unos 50 niños en la que se comprobó que éstos ya perciben la diferencia cuando la distribución de la comida es igual o desigual. Según explica el estudio publicado, los niños se sorprendían cuando el reparto de leche y galletas era desigual, dándose el fenómeno de “violación de expectativas”.

Durante el experimento, un bebé de 15 meses, sentado en el regazo de su madre o de su padre, visionaba dos videos cortos sobre personas llevando a cabo una tarea. En un video, se repartía un plato de galletas entre dos personas; la distribución de alimentos se hizo dos veces, una con una asignación equitativa de las galletas y otra con una asignación desigual. La segunda película fue igual pero utilizando una jarra de leche, en vez de galletas.

Jessica Sommerville, profesora asociada de Psicología de la Universidad de Washington y directora del estudio publicado en la revista PLoS ONE:

Los bebés esperaban una distribución equitativa y justa de los alimentos, y se sorprendieron al ver a una persona determinada recibía más galletas o leche que el otro. (...) Nuestros hallazgos muestran que las normas de equidad y el altruismo son adquiridas más rápido de lo que pensábamos.

Por otra parte, para analizar si el sentido de justicia de los bebés está relacionado con su propia voluntad de compartir, los investigadores hicieron una segunda prueba en la que les pidió que eligieran entre un simple bloque de LEGO o un muñeco LEGO más elaborado. A continuación, uno de los investigadores a quien los bebés no habían visto señalando hacia los juguetes les preguntó si podían tener uno de los dos juguetes. Un tercio de los niños compartió su juguete preferido, otro tercio entregó el otro y el resto no compartió ninguno, algo que, según apuntan los investigadores, pudo deberse al nerviosismo por estar ante un extraño o porque no querían compartir.

El estudio estableció además una relación entre la justicia y el altruismo, ya que los bebés que eran más sensibles a la distribución equitativa de los alimentos también fueron más dados a compartir su juguete preferido.

Sommerville y su equipo están analizando ahora si estas dos características son naturales o pueden ser fomentadas a edades tempranas. Los expertos están investigando si los valores y las creencias de los padres son otro factor que influye. Es decir, quizá las personas sean altruistas y justas antes de la implantación articulada de códigos morales, tanto laicos como religiosos.

Vía | Plos ONE | El Mundo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio