Compartir
Publicidad

Estados Unidos es un gran país de pobres, supersticiosos y violentos

Estados Unidos es un gran país de pobres, supersticiosos y violentos
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Uno de los momentos cumbre de la serie The Newsroom, de Aaron Sorkin, sucede en los primeros minutos del primer capítulo, donde una chica del público le pregunta al protagonista por qué Estados Unidos es el mejor país del mundo. A lo que debe responder que no es el mejor país del mundo, de hecho es de los peores en muchos aspectos.

Por ejemplo, la mayoría de los estadounidenses creen en ángeles. Pero éste es el menor de los problemas de una de las mayores economías del mundo. Otros problemas más graves tienen que ver con su forma de conceptualizar el trabajo y el ocio, como explicamos en otro artículo: los estadounidenses prefieren trabajar más horas y ganar más dinero a cultivar relaciones de familia o tiempo de ocio.

Vuelos Usa Liberty Web

Lo peor viene cuando analizados todos sus indicadores sociales. En la mayoría de ellos, tal y como explica Linda McQuaig en El problema de los super-millonarios, Estados Unidos se encuentra en la cola o casi en la cola de los principales países de la OCDE. Veamos algunos ejemplos:

  • La pobreza afecta a un 17 % de los norteamericanos, es decir, hogares con ingresos, después de impuestos y ayudas, que están por debajo del 50 % de la renta mediana. En cuanto a pobreza infantil, la cifra asciende al 22 %. Esta tasa indica la proporción de menores que viven en hogares con una renta disponible equivalente de menos del 50 % de la renta mediana de la población total.
  • La brecha de ingresos de personas mayores y discapacitados es mayor que en el resto de casi todos los países industrializados.
  • Según la OMS, en Estados Unidos mueren recién nacidos en un porcentaje parecido al que se registra en países como Emiratos Árabes Unidos, Croacia o Catar.
  • Se gasta casi el doble del PIB en atención sanitaria que en el resto de países europeos, pero sus resultados suelen ser peores.
  • Los alumnos norteamericanos están en los últimos puestos de los países de la OCDE en cuanto a competencias matemáticas y científicas.
  • En casi todos los indicadores de sostenibilidad medioambiental, está a la cola de los países occidentales industrializados.
  • La renta se distribuye de forma más desigual que en el resto de países: el 1% de los norteamericanos más ricos acapara alrededor de un 17% de la renta nacional, más del doble de lo que sucede en la mayoría de los países europeos.

Si comparamos Estados Unidos con Dinamarca, por ejemplo, Estados Unidos parece un país tercermundista en muchos aspectos. En Dinamarca solo el 6% de la población y menos de un 4% de los niños viven por debajo del umbral de la pobreza. Personas mayores y discapacitados tienen ingresos similares al resto de la población. El 1% de los más ricos acapara solo el 4% de la renta nacional. Dinamarca, además, es uno de los países más felices del mundo.

Estados Unidos tiene muchas cosas de las que deberíamos aprender. Algunas de las universidades más importantes del mundo. Las industrias más poderosas de la Tierra. Pero, en ocasiones, parece que han construido el edificio por el tejado, y no desde unos cimientos sólidos.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio