Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Cuáles son las fuentes de distracción cuando conducimos un coche?

¿Cuáles son las fuentes de distracción cuando conducimos un coche?
Guardar
19 Comentarios
Publicidad

● De media, ajustamos la radio 7,4 veces por hora al volante.

● Los niños pequeños desvían la atención 8,1 veces por hora.

● Buscamos algo (gafas de sol, chicles, cambio para el peaje), 10,8 veces por hora.

● En general apartamos la vista de la calzada cada 0,6 segundos cada 3,4 segundos.

Según Linda Angell, investigadora de seguridad en General Motors, la sintonización de una radio vieja requiere siete vistazos más que una radio moderna. La mayoría de esos vistazos sólo nos apartan la mirada de la calzada 1,5 segundos. Pero la búsqueda de botones que hace tiempo que no se usan pueden llevarnos más tiempo.

El iPod está cambiando una vez más la ecuación: los estudios han demostrado que la búsqueda de una canción concreta en el menú aparta nuestra mirada de la calzada durante un 10 por ciento más que el mero expediente de pausar o saltar una canción: tiempo de sobras para que algo salga mal.

Estas miradas cortas son peligrosas. Tanto que los expertos hablan de la “regla de los 15 segundos”. Pasar más de 15 segundos manipulando cualquier tipo de aparato incorporado al coche (aunque de vez en cuando vayamos mirando la calzada) no es aconsejable.

¿Y hablar por el móvil? ¿Realmente entraña tanto peligro como nos quieren hacer creer? Lo cierto es que lo arriesgado es marcar un número de teléfono, no tanto hablar con él.

Pero si el riesgo de colisión de marcar el teléfono es tan alto es porque el acto de marcar el teléfono es muy breve. Por el contrario, conducir mientras hablamos por teléfono sólo aumenta ligeramente el riesgo de colisión… pero el problema es que solemos hablar largos períodos de tiempo. En el transcurso de ese largo período tenderán a producirse muchas más colisiones o caso colisiones, un riesgo que va acumulándose.

Así que, finalmente, si tenemos en cuenta el factor tiempo, hablar por teléfono acaba siendo arriesgado. Que nosotros no captemos que perdemos control sobre el coche no significa nada: el rendimiento cognitivo se reduce considerablemente y perdemos reflejos.

Las distracciones frente al volante se han convertido en una verdadera amenaza, tanto que según el Índice de Cultura y Seguridad del Tráfico realizado por la Fundación de de seguridad de la American Automobile Association (AAA), el 35% de los conductores admitieron que se siente menos seguros que hace cinco años.

Por otro lado, el gobierno federal estima que el 30% de los accidentes en los Estados Unidos son causados por distracciones a los conductores.

Vía | Tráfico de Tom Vanderbilt

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio