Compartir
Publicidad

Si crees que todo es subjetivo, entonces no te atrevas a decir nada

Si crees que todo es subjetivo, entonces no te atrevas a decir nada
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A rebufo del Romanticismo, muchos fueron los que prefieren sentir, vivir y ser antes que pensar, parafraseando a Johann Herder, filósofo, teólogo y crítico literario alemán que contribuyó a la aparición del Romanticismo. Esta tendecia cristalizó en un movimiento casi anti-intelectual llamado posmodernismo, en el que todo es construcción social.

El pospomodernista sostiene que todo es subjetivo, que la verdad no existe, que la realidad es una construcción social y que todas las afirmaciones están cautivas en una red de autorreferencia.

La paradoja

El problema principal de los postulados posmodernistas es que son paradójicos. Cualquier afirmación posmodernista, al ser tal, se refuta a sí misma. Si se niega que pueda existir una "razón", entonces esa negación no puede ser razonable, solo es una opinión, y por tanto es también falsa.

Un posmodernista, sencillamente, no puede abrir la boca, ni siquiera para afirmar que es posmodernista. No podemos aceptar lo que diga porque él no acepta que exista estándares de la racionalidad que todos los interlocutores aceptan para poder expresar sus ideas.

En La última palabra, el filósofo Thomas Nagel pone de manifiesto cómo la tesis de la subjetividad y el relativismo no se compadecen con la lógica y la realidad:

La afirmación "Todo es subjetivo" es absurda, pues habría de ser ella misma subjetiva u objetiva. Pero no puede ser objetiva, ya que en tal caso sería falsa si fuese verdadera. Y no puede ser subjetiva, porque entonces no descartaría ninguna afirmación objetiva, incluidas las afirmaciones de quien objetivamente falsa. Puede haber algunos subjetivistas, que quizás se hagan llamar pragmatistas, que presenten el subjetivismo como aplicable incluso a sí mismo. Pero en ese caso no exisgirá una respuesta, pues será un mero informe de lo que al subjetivista se le antoje aceptable decir. Si nos invita además a unirnos a él, no necesitamos ofrecer razón alguna para rehusar, pues él no nos ha ofrecido ninguna razón para aceptar.

Geometry 1044090 960 720

Todo esto conviene recordarlo cuando debatáis sobre cualquier asunto científico con un posmodernista, ya sea radical o moderado. Esa clase de persona que aducirá, a las primeras de cambio, que nada es fiable, que los estudios que presentan podrían estar mal diseñados, que tu opinión es solo una opinión más.

Por la propia naturaleza de la argumentación, las personas reclaman estar en lo cierto. Tan pronto como lo hacen, se han comprometido con la razón, y los oyentes a quienes están tratando de convencer pueden exigirles coherencia y precisión. Porque muy pocos posmodernistas os dirán, frente a vuestra réplica, "es cierto, no hay ninguna razón para que me creas" o "lo que estoy diciendo son solo sandeces sin sentido".

La gente que precismamente apela al "no sabemos nada" cuando les dices cosas que no quieren oír o que violentan sus creencias o ideas, son los que al final también vierten su opinión o señalan que tu opinión no es fiable porque la contrapone a la propia (raro sería que dijeras algo en lo que concuerda el posmodernista y quitara la razón a ambos). Y si no vierten su opinión, que no abran la boca. Nunca.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio