Compartir
Publicidad
Publicidad

3 consejos raros para hacer amigos: no les hagas favores, pídeselos (I)

3 consejos raros para hacer amigos: no les hagas favores, pídeselos (I)
Guardar
11 Comentarios
Publicidad

Iniciamos esta trilogía de consejos contraintuitivos para hacer amigos o, más bien, fortalecer amistades, con el hecho de hacer favores.

Creemos que hacer favores a un amigo es una manera estupenda de estrechar lazos; de hecho, es lo que nos apetece hacer cuando tenemos un amigo. Pero no siempre es así. A veces es importante que sea el otro el que te los haga a ti. Algo así como lo que decía el Tolstoi: “No queremos a las personas por el bien que nos hayan hecho, sino por el bien que les hacemos.”

Para fundamentar este consejo, en los años 1960, los psicólogos Jon Jecker y David Landy realizaron un experimento consistente en pagar a los participantes una cantidad de dinero. A continuación, cuando los participantes salían del laboratorio, un investigador le pedía un favor a uno de ellos.

Explicó que había invertido sus ahorros personales en el estudio, que se quedaba sin dinero y que si no les importaría devolverle lo pagado. A un segundo grupo se les acercó otra investigadora, la secretaria del departamento, para pedir lo mismo, aunque explicando que era del Departamento de Psicología el que había financiado el experimento, no ella con sus ahorros, y que el departamento estaba mal de dinero.

A la hora de puntuar el grado de simpatía de los investigadores, los participantes en el estudio que tuvieron que brindar su ayuda en el problema personal del investigador determinaron que era más simpático que la investigadora que representaba al departamento.

Es como si al pedir la atención personal de alguien, ése alguien se fijara más en nosotros (aunque tienen que ser siempre favores pequeños y no demasiado gravosos). Este fenómeno se llama efecto Franklin:

En cierta ocasión, Benjamin F ranklin, el sabio y político estadounidense del siglo XVIII, estaba deseando obtener la cooperación de un miembro difícil y apático del Congreso del estado de Pensilvania. En vez de dedicarse a hacerle reverencias y halagos, Franklin decidió actuar de una manera completamente distinta. Sabía que aquella persona tenía un ejemplar de un libro excepcional en su biblioteca privada, así que le preguntó si podía tomarlo prestado un par de días. El otro político aceptó, y según Franklin: “Cuando volvimos a encontrarnos en la Cámara, habló conmigo (cosa que nunca antes había hecho) demostrando gran civismo; y a partir de entonces manifestó su disposición a prestarme ayuda en todo momento.

Vía | 59 segundos de Richard Wiseman

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio