Compartir
Publicidad
Publicidad

El impacto ambiental del fútbol

El impacto ambiental del fútbol
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Al hablar de los daños ecológicos causados por el deporte, existe cierta tendencia a pensar casi inmediatamente en el golf o en el esquí, dos actividades conocidas por el daño que pueden llegar a causar en su entorno. Sin embargo, otros muchos deportes merecerían igualmente el calificativo de antiecológicos.

A menudo, el impacto ambiental de algunos deportes viene dado por el carácter de "gran espectáculo" que acompaña a muchos acontecimientos deportivos y que deja una importante huella en términos de gasto energético, más que por la práctica deportiva en sí misma.

Uno de los deportes que se incluye en esta categoría de "gran espectáculo" es el fútbol. Algunos ejemplos del impacto sobre el medio ambiente que provoca son:

  • en un partido de liga se generan entre 5 y 10 toneladas de basura
  • en una final de la Copa del Rey o en un derbi Barça-Real Madrid se producen hasta 500 toneladas de CO2
  • en un partido de la liga de las estrellas se consumen 3 millones de kw/h de energía, el equivalente a 700 hogares europeos durante un año

Se han buscado alternativas para reducir este gasto energético desmesurado, como retrasar la apertura de los estadios o jugar algunos partidos por la mañana.

Por el momento, mandan los intereses económicos relacionados con las retransmisiones y el espectáculo deportivo y poco se ha conseguido a favor de reducir el consumo energético.

A pesar de todo, existen cada vez más organizaciones y personas dispuestas a dar la cara para frenar los efectos del deporte sobre el medio ambiente.

Global Sports Alliance, por ejemplo, se ocupa de conceder "ecobanderas" a todos aquellos eventos que se comprometen con el medio ambiente. José Juán León, presidente de esta ONG en España es optimista y asegura que todas las actividades deportivas pueden reducir su impacto ambiental.

El mismo Comité Olímpico Internacional (COI) estableció el "cuidado del entorno" como "tercer pilar del olimpismo", junto al deporte y la cultura. Hay que decir, por eso, que desde que se tomó el acuerdo, en 1994, no se ha conseguido gran cosa, en particular considerando la terrible huella que dejan los juegos olímpicos.

Vía | Integral Más información | Global Sports Alliance Más información | Comité Olímpic Internacional

Genciencia | Consecuencias ambientales de la niev artificial

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio