Compartir
Publicidad
Publicidad

Los biocombustibles podrían aumentar el número de especies invasoras en Europa

Los biocombustibles podrían aumentar el número de especies invasoras en Europa
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

El uso de biocombustibles se baraja como una de las alternativas para reducir las emisiones de dióxido de carbono y la dependencia por parte de combustibles fósiles, pero presenta pros y contras. Como advierte el director de Protección del Medio Natural de la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea, Ladislav Miko, durante la inauguración en Madrid de una Conferencia Europea sobre las especies invasoras, el hecho de introducir en Europa cultivos destinados a la fabricación de combustibles, hará que especies y semillas que antes no se encontraban en el continente estén presentes (tanto cultivadas como en partidas de semillas cultivables contaminadas con otras semillas de malas hierbas, etc). Y esto supone un riesgo de invasión por parte de especies exóticas.

La introducción de especies exóticas es considerada hoy en día una grave amenaza para la biodiversidad, y uno de los aspectos más importantes del cambio o crisis ambiental global. Los aspectos que más favorecen el fenómeno son la movilidad de mercancías, el comercio globalizado falto de garantías y el cambio climático. El coste de enfrentarse a estas especies es enorme, en muchas ocasiones no hay solución frente a la invasión, y el coste económico de esta tragedia ecológica es de miles de millones de dólares. La prevención se convierte en la más fuerte arma de actuación.

En ese sentido la ministra de medio ambiente de España, Cristina Narbona, recuerda que la Unión Europeo contempla el que los biocombustibles cumplan ciertos requisitos. Entre estos requisitos se encuentran el que cumplan criterios ambientales (baja capacidad de invasividad, certificados de origen, garantías de pureza de las partidas de semillas, etc) y sociales (que no sustituyan cultivos alimenticios).

La utilización de criterios exigentes puede hacer efectivamente que el uso de biocombustibles no se convierta en un potencial problema ambiental. El principio de precaución debe estar siempre presente en la mente de los gestores y en este caso parece que está siendo así.

Vía | Econoticias

 

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio