Compartir
Publicidad

Las malas hierbas no son tan malas

Las malas hierbas no son tan malas
Guardar
6 Comentarios
Publicidad

Las plantas arvenses, comúnmente conocidas como malas hierbas, generan un efecto negativo en la producción agrícola. Estas especies disminuyen el rendimiento de los cultivos al competir con ellos por los recursos.

Una investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) revela que la biodiversidad de las malas hierbas no se ve alterada por el tipo de técnica de laboreo utilizada para los cultivos.

El trabajo, publicado en Agriculture, Ecosystem & Environment, compara tres sistemas de cultivo: el de labranza tradicional, el de mínimo laboreo y de no laboreo. Los métodos se han llevado a cabo en un sistema de cultivo de cereal-leguminosa sujeto a clima mediterráneo en la región central de la península.

Según la investigación del CSIC, los niveles de biodiversidad mantenidos bajo los tres sistemas de cosechado son prácticamente iguales.

Estos valores, expresados en función del número de especies y de su frecuencia en el terreno, son de 1,26 para el laboreo tradicional, 1,29 para la conservación mínima y de 1,14 para el no laboreo, con una presencia de 30, 31 y 34 especies diferentes respectivamente.

Cuantas más especies aparecen en un sistema y mayor es su frecuencia sobre el terreno, el nivel del índice de biodiversidad es más elevado.

Las conclusiones alcanzadas por el equipo contradicen otros estudios previos realizados en escalas de tiempo menores, ya que trabajos anteriores entre cuatro años y ocho años de duración, sugerían que el sistema de no laboreo (el menos agresivo) es el que más conserva la biodiversidad de las malas hierbas.

La presencia de plantas arvenses se asocia a una reducción de la productividad en los cultivos, ya que compiten por los mismos recursos.

Según González-Andújar, investigador del CSIC

Las malas hierbas también generan un impacto positivo que tradicionalmente ha sido obviado. Son beneficiosas para el mantenimiento del ecosistema agrario, ya que sirven de refugio y alimento para muchas especies de aves e insectos polinizadores. No se trata de erradicar las malas hierbas, sino de encontrar el equilibrio entre una producción óptima de las cosechas y el buen funcionamiento de todo el ecosistema

Si se tiene en cuenta que los sistemas de laboreo no interfieren en el nivel de biodiversidad, en el futuro será necesario analizar cuál de ellos tiene un efecto más positivo sobre el rendimiento de los cultivos a largo plazo.

Vía | CSIC

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio