Compartir
Publicidad
Publicidad

España en el Día Mundial de los Oceános

España en el Día Mundial de los Oceános
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La mitad del oxígeno que respiramos proviene de los océanos. Sin ellos sería imposible entender la vida en la Tierra. Cubren el 71% de la superficie del planeta y sus aguas suponen el 95% de todo el espacio disponible para la vida. Pero sobre estos ecosistemas penden una gran cantidad de amenazas: pesca destructiva, pesca pirata, cambio climático y contaminación. Greenpeace, con motivo del Día Mundial de los Océanos advierte que estamos degradando la vida en los océanos hasta el punto de que especies y ecosistemas están al borde del colapso.

La biodiversidad marina de España está entre las más ricas de Europa, pero es la más desprotegida. Nuestro país posee más de 100.000 kilómetros cuadrados de margen continental marino que se ven amenazados por la construcción desbocada. Así, el 34% del primer kilómetro de costa está urbanizado, alcanzando el 39% en Cataluña, y más del 50% en Málaga. Además, en el Mediterráneo hay recalificado el triple de terreno de lo que ya hay construido.

Estos son los datos que maneja Greenpeace, cuyo buque insignia, el "Rainbow Warrior", vendrá a España a denunciar las amenazas oceánicas y a pedir la creación de reservas marinas, como señala Juan López de Uralde, director de Greenpeace España.

Esta organización solicita la protección del 40% de los océanos mediante la creación de reservas marinas. Mario Rodríguez, director de Campañas de Greenpeace asegura que necesitamos un cambio radical en la forma en que se gestionan los océanos, ya que la protección de los ecosistemas marinos es vital para los millones de personas que dependen de ellos. De momento, sólo el 1% de nuestras aguas mediterráneas está protegido.

La pérdida de biodiversidad en nuestros océanos está afectando gravemente a su capacidad de producir alimento, sin posibilidad de recuperarse del impacto de la pesca insostenible. El atún rojo es una de las especies marinas que más amenazada tiene su existencia.

El desarrollo urbanístico ha provocado además la pérdida o alteración del 75% de los sistemas dunares y el 70% de los humedales costeros en el Mediterráneo. José Luis Acuña, biólogo de la Universidad de Oviedo afirma que se edifican urbanizaciones y puertos sobre comunidades biológicas que no están siquiera cartografiadas y cuyo funcionamiento se desconoce. Se vierten aguas residuales sin depurar y desechos directamente al mar, cuyos efectos nocivos sobre los ecosistemas litorales estamos lejos de comprender. Además, se gestiona el litoral sin tener en cuenta los efectos previsibles del cambio climático.

Los expertos recuerdan que el océano está actuando como un amortiguador del calentamiento global. Desde 1955 ha absorbido 20 veces más calor que la atmósfera en ese mismo periodo. Aún así, entre la superficie y los 700 metros de profundidad, el mar se ha calentado una media de unos 0,10 grados centígrados desde 1961.

Vía | Consumer En Genciencia | Caza de orcas en las costas de Cádiz

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio