Publicidad

La vibración del cuerpo para producir un mayor porcentaje de macrófagos y prevenir la diabetes

La vibración del cuerpo para producir un mayor porcentaje de macrófagos y prevenir la diabetes
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Se ha identificado la obesidad como uno de los principales factores de riesgo en el desarrollo de la diabetes de tipo 2. Por otra parte, también se ha observado que las alteraciones en la microbiota intestinal desempeñaban un papel en la aparición tanto de la obesidad como de la diabetes de tipo 2. ¿Significa esto que una modificación de la microbiota intestinal podría contribuir a provocar, prevenir o manejar la diabetes de tipo 2?

Por primera vez, se ha descrito cómo el uso regular de la vibración de todo el cuerpo puede crear una mezcla más saludable de la microbiota, al producir un mayor porcentaje de macrófagos, células que pueden promover o prevenir la inflamación, que suprimen en lugar de promover.

Conexiones con la microbiota

Al menos en ratones, los investigadores de la Facultad de Medicina de Georgia y la Facultad de Odontología de Georgia en la Universidad de Augusta han demostrado que la vibración de todo el cuerpo altera el microbioma, una colección de microorganismos en y sobre nuestro cuerpo, que ayudan a protegernos de los invasores y, en el intestino, ayúdanos a digerir la comida.

Los cambios que vieron incluyeron niveles crecientes de una bacteria que produce ácidos grasos de cadena corta, que pueden ayudar al cuerpo a utilizar mejor la glucosa. El cuerpo utiliza la glucosa como combustible, pero a niveles altos promueve la inflamación, la insensibilidad a la insulina y, en última instancia, puede causar diabetes.

Si bien hubo otros cambios, lo más interesante que documentaron fue el aumento de 17 veces en esta bacteria llamada Alistipes, una bacteria intestinal que no suele tener un alto suministro, pero se sabe que es competente en la producción de ácidos grasos de cadena corta que, a su vez, es muy bueno para disminuir la inflamación en el intestino.

Alistipes, que ayuda a fermentar nuestros alimentos sin producir alcohol, generalmente mejora el estado metabólico de nuestro intestino y nos hace más competentes en el uso de la glucosa que consumimos para obtener energía.

Cuando vieron esto, los investigadores pensaron que administrar una dosis de la bacteria, como lo haría con un medicamento podría funcionar igual de bien. Cuando Alistipes aumentó, el uso de glucosa y la mezcla de macrófagos también mejoraron.

Los macrófagos, que promueven la inflamación, llamada M1, y suprimen la inflamación, llamada M2, juegan un papel importante en la regulación de la respuesta inflamatoria. El estado inflamatorio de los macrófagos también influye en el microbioma intestinal y viceversa.

Nuestro microbioma, como una cacerola, está en capas y una forma en que la vibración de todo el cuerpo puede funcionar es reorganizando esas capas, pero nadie está seguro de cómo funciona la vibración de todo el cuerpo en este u otros escenarios. Pero parece ayudar a abordar una preocupación clave en la diabetes y muchas enfermedades comunes: la inflamación. Si bien la inflamación aguda nos ayuda a combatir las enfermedades, la inflamación crónica ayuda a iniciar y mantener una variedad de enfermedades, desde problemas cardiovasculares hasta cáncer y diabetes.

Con el aumento de las tasas de obesidad que produce inflamación y la diabetes tipo 2 relacionada, se necesitan nuevas terapias que puedan ayudar directamente a evitar las consecuencias para la salud. Agregan que, si bien se necesita más trabajo, la vibración de todo el cuerpo podría ser un enfoque de uso ampliamente aplicable y generalmente seguro.

Es necesaria mucha más investigación para conocer tanto los efectos como el potencial médico de la vibración en lo que a nuestras bacterias gastrointestinales respecta, pero es un innegable primer paso para descubrir nuevos tratamientos capaces de luchar de manera efectiva contra la diabetes tipo 2, la inflamación y la obesidad.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir