Compartir
Publicidad

El peligroso movimiento antivacunas de Italia y la supuesta libertad de elección

El peligroso movimiento antivacunas de Italia y la supuesta libertad de elección
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Movimiento 5 Estrellas (en italiano, Movimento 5 Stelle, M5S) es un movimiento político italiano. Se autodefine como una «libre asociación de ciudadanos» y no como un partido político porque está en contra del sistema político tradicional formado por partidos políticos. Hasta aquí, bien.

El problema es que esta clase de formación política desdeña a los expertos. Al menos, a algunos expertos. Al considerarse anti-establishment, han deslizado la idea de que las vacunas no son seguras, fortaleciendo el vínculo entre autismo y vacunas. Además, su líder ha hecho campaña contra una ley que obliga a los niños a vacunarse. Para uno de los senadores de esta formación, las cicatrices de las vacunas son "marcas para las bestias".

Antivacunas

Solo en un año, el número de casos de sarampión en Italia ha aumentado a 5.006 casos (2017), cuando en 2016 había 843. El año pasado, Italia tuvo la tercera tasa de sarampión per cápita más alta de Europa después de Rumanía y Grecia, que son países mucho más pobres. México ha recomendado que sus ciudadanos sean vacunados antes de viajar a Italia, de hecho.

La vacuna contra el sarampión, que durante los últimos 50 años ha ayudado a eliminar la enfermedad en los Estados Unidos, se introdujo en Italia en 1976. El porcentaje de cobertura aumentó constantemente a más del 90 por ciento en 2003. Pero la obligación se alivió en 1999, porque Italia había creído erróneamente que había arraigado la confianza en la ciencia y las vacunas.

Syringe 1884758 960 720

Sin embargo, no fue así. Además, la política populista, la desinformación y la psicociencia en Internet se han combinado con un estado de ánimo antisistema en el que los expertos no son dignos de confianza.

Los antivacunas defienden la libertad de elección. Pero el problema es doble. Primero: no vacunar a tus hijos pone en riesgo el hijo de los demás. Es decir, que en este caso la ley funciona como lo hace regular la velocidad máxima en una vía urbana. Si no pedimos la libertad de elección para conducir a 120 por la ciudad no deberíamos pedirla para no vacunar.

Segundo: la ignorancia es la antítesis de la libertad, y alguien que defiende el posicionamiento antivacunas está negando los basamientos epistemológicos elementales del conocimiento humano basado en el método científico por ignorancia, por ideología o por moda, de modo que no es realmente libre. Irónicamente, si tuvieramos la libertad de escoger en todos los ámbitos no gozaríamos de ella (por ejemplo, elegir libremente el grosor de los pilares maestros del edificio donde vamos a vivir o el número galones de combustible que debe llevar nuestro avión para volar de Madrid a Nueva York). La verdadera libertad consiste en dividir en conocimiento en parcelas que son gestionadas por expertos. Y los expertos, unánimemente, dicen que la seguridad de las vacunas está demostrada, no ya por un estudio, sino por meta-análisis.

Beppe Grillo, cofundador del Five Star Movement, ha planteado un vínculo entre las vacunas y el autismo, sugirió que las vacunas debilitan el sistema inmunológico de los niños sanos y afirmó que la industria farmacéutica les ha empujado a obtener ganancias. Los miembros del partido en el Parlamento Europeo han propuesto eliminar algunas vacunaciones obligatorias para algunos empleados públicos y han establecido un vínculo no solo entre el autismo, sino con los tumores, las alergias y la leucemia. Todo esto no es libertad, es fanatismo.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio