Compartir
Publicidad
Publicidad

Números muy, muy, muy grandes

Números muy, muy, muy grandes
Guardar
23 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Muchos de vosotros ya conocéis el origen del nombre del buscador más famoso del momento: Google. Proviene del término gúgol (en Inglés, googol) y fue acuñado en 1938 por Milton Sirotta, un niño de 10 años, sobrino del matemático estadounidense Edward Kasner. Kasner anunció el concepto en su libro Las matemáticas y la imaginación. Isaac Asimov dijo en una ocasión al respecto: “Tendremos que padecer eternamente un número inventado por un bebé”.

1 gúgol es igual a 10.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.
000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.

Los fundadores originales de Google iban a llamarlo Googol, pero terminaron con Google debido a un error de ortografía de Larry Page.

Pero si el gúgol os parece grande, a ver qué os parece el googoplex. Un gúgolplex, o googolplex, es un 1 seguido de un gúgol de ceros, esto es, 10 elevado a la googol-ésima potencia. Aunque quiera no os puedo escribir el número en este artículo porque una hoja de papel lo suficientemente grande para poder escribir en ella explícitamente todos los ceros de un gúgolplex no se podría meter dentro del universo (por suerte, la notación científica simplifica esto).

Uno de los números más grande con nombre es el googolduplex o gúgolduplex , es un 1 seguido de un googolplex de ceros. Si una hoja de papel lo suficientemente grande como para escribir todos los ceros de un googolplex es más grande que el universo una hoja de papel lo suficientemente grande como para escribir un gúgolduplex sería más grande que un gúgolplex de universos, como el nuestro, juntos.

Como curiosidad, estas magnitudes se han llegado a usar incluso en películas. En la película Regreso al futuro III, Emmet Brown después de decirle a su amada Clara Clayton que debía regresar al futuro, y ésta lo tratase de mentiroso, va a la taberna, donde hablando con un hombre junto a él en la barra, le dice: “Clara es una en un millón, una en un billón, una en un googolplex” (en la versión española del doblaje esto no se aprecia, ya que dice que Clara es “una en un hipermegalón”).

Pero vayamos a números más pequeños, aunque igualmente gigantescos.

Imaginemos que contarámos una cifra por segundo, las 24 horas al día. ¿Cuánto tardaríamos en contar 1? Ésta es fácil: 1 segundo, claro.

Para contar 1.000 tardaríamos 17 minutos. Un millón, 12 días. Mil millones, 32 años. Un billón, 32.000 años (tiempo superior al de la existencia de la civilización en la Tierra).

Mil billones tardaríamos un tiempo superior al tiempo de la presencia humana en la Tierra: 32 millones de años.

Para contar un trillón tardaríamos 32.000 millones de años, más que la edad del Universo.

Los números mayores reciben los nombres de cuatrillón, quintillón, sextillón, septillón, octillón, nonillón y decillón. La Tierra, por ejemplo, tiene una masa de 6.000 cuatrillones de gramos.

Para otro día dejaremos los números muy, muy, muy pequeños.

Más información | Wikipedia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio