Compartir
Publicidad
Publicidad

Doctor, no entiendo las matemáticas

Doctor, no entiendo las matemáticas
Guardar
19 Comentarios
Publicidad

Todos nosotros tendemos al anumerismo, como os expliqué en la larga serie de artículos El miedo infundado al terrorismo, los accidentes de tráfico, la violencia de género y otros hechos matemáticamente improbables. Pero hay personas que lo tienen todavía más complicado. Son personas que son incapaces de entender las matemáticas más elementales. Son alrededor del 6% de la población mundial, y es producida por anormalidades en las conexiones cerebrales que se encargan de este tipo de aprendizaje.

La discalculia es el equivalente matemático de la dislexia. El término discalculia se refiere específicamente a la incapacidad de realizar operaciones de matemáticas o aritméticas. Es una discapacidad relativamente poco conocida. De hecho, se considera una variación de la dislexia. Quien padece discalculia por lo general tiene un cociente intelectual normal o superior, pero manifiesta problemas con las matemáticas, señas y direcciones, etc.

Sin embargo, hay nuevos avances para combatirla, como pone en evidencia un estudio publicado en la revista Science. Científicos del Instituto de Neurociencia Cognitiva de la Universidad de Londres proponen un programa para mejorar la educación de los estudiantes que sufren este trastorno.

Según Diana Laurillard, coautora del estudio, usar programas similares a juegos centrados en hacer los números comprensibles pueden ayudar a los estudiantes con discalculia:

a practicar más allá del aula y a desarrollar las bases para manejar la aritmética.

El software desarrollado por Laurillard y su equipo, por ejemplo, está orientado a dominar primero los conceptos básicos de los números antes de pasar a los símbolos.

Brain Butterworth, otro de los autores del estudio:

No sabemos cómo el uso de este programa cambiará la vida de los afectados, aunque sin él muchos tendrían dificultades para conseguir un trabajo, con todas las consecuencias que comporta el desempleo.

Esta alteración se hereda en la mayoría de los casos y, de hecho, investigaciones en gemelos y poblaciones especiales han confirmado un factor genético que influye en el desarrollo de esta discapacidad aritmética, aunque en la actualidad se desconocen los genes implicados.

Vía | Europa Press

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio