Compartir
Publicidad

[Libros que nos inspiran] 'La historia de las cosas' de Annie Leonard

[Libros que nos inspiran] 'La historia de las cosas' de Annie Leonard
2 Comentarios
Publicidad

¿Alguna vez os habéis preguntado por la historia de las cosas que compramos? ¿De dónde provienen y adónde van a parar cuando las desechamos? Annie Leonard viajó por el mundo durante diez años para encontrar la respuesta. Y descubrió que no sólo despilfarramos sino que dañamos la ecología y agotamos los recursos a un ritmo preocupante.

Annie Leonard es una investigadora americana en temas de sostenibilidad, medioambiente y comercio internacional. Se ha hecho célebre al protagonizar un documental que circula por Internet llamado “The story of stuff”, o lo que es lo mismo, La Historia de las Cosas.

Annie Leonard explica en La historia de las cosas cómo el sistema capitalista y las consecuencias que esto tiene para nuestro planeta y las personas que vivimos en él. No en vano, el subtítulo del libro es, nada menos, que De cómo nuestra obsesión por las cosas está destruyendo el planeta, nuestras comunidades y nuestra salud. En ese sentido, el libro de Leonard es el reverso de otro que os reseñé hace poco por aquí: El optimista racional, de Matt Ridley.

El mayor mito medioambiental que le gustaría eliminar a la autora con su libro es que las dificultades que enfrenta el planeta se pueden superar a través de cambios en el estilo de vida a nivel individual. Sí, es responsable, positivo y ayuda en algo pero, incluso si lograramos convencer a cada persona para que siempre escogiera la opción más responsable, no sería suficiente: debemos involucrarnos con organizaciones comprometidas con un cambio sistémico más amplio.

En definitiva, leer este libro sirve para equilibrar el fiel de la balanza que pueda haber desviado la lectura del libro de Matt Ridley, quizá para tener un juicio más ecuánime, quizá para estar mejor informado; quizá para admitir que, en el fondo, ignoras demasiado para tener una opinión sólida sobre el tema. En cualquier caso, algo está claro: si todos optáramos por la vía de Thoreau, la Tierra no soportaría nuestro impacto medioambiental (as ciudades, porcentualmente, son más ecológicas que el campo).

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos