Compartir
Publicidad

Si eres más alto, ¿eres más inteligente?

Si eres más alto, ¿eres más inteligente?
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Alrededor de las personas inteligentes pueden hallarse toda clase de correlaciones, unas más espurias que otras. Como que la gente más inteligente trabaja en su mayoría para otro (menos inteligente), la llamada ley de Joy.

Otra correlación impepinable es que las personas de alta estatura son más inteligentes que las persobas de baja estatura. Pero ¿realmente un factor como la estatura puede influir en nuestro cerebro de un modo tan profundo?

Un principio (casi) absoluto

No todas las personas altas son más inteligentes que las bajas, pero sí que hallamos que porcentualmente esto es así. Es decir, los jugadores de la NBA no son necesariamente más inteligentes que los jinetes profesionales de carreras de caballos, que suelen ser bajitos. Einstein no era muy alto.

La correlación entre estatura e inteligencia está calculada alrededor de un cociente de 0,2, de lo que se desprende que ambas variables parecen guardar relación solo en 1 de cada 5 personas. Tal y como abunda en ello Dean Burnett en su libro El cerebro idiota:

Además, no se trata de una influencia muy acusada. Si tomamos al azar una persona alta y otra baja y medimos sus CI respectivos, será muy difícil saber de antemano quién de ellas será la más inteligente. PEro si lo hacemos con un número suficiente de tales parejas seleccionadas de manera igualmente aleatoria (pongamos que con diez mil personas altas y con diez mil bajas), obtendremos una pauta general, según la cual el CI medio de las personas más altas será ligeramente superior al de las personas más bajas. Tal vez unos tres o cuatro puntos de CI de diferencia.

Basketball 557192 960 720

¿Por qué?

Llegados a este punto, ¿qué propicia la estatura que también parece propiciar la inteligencia? Una de las causas más probables de la inteligencia es la genética, pues la inteligencia es heredable hasta un gran grado bastante alto, según los estudios disponibles realizados por Thomas J. Bouchard.

Por su parte, la estatura también está determinada por numerosos factores genéticos, y se sospecha que hay un gen (o unos genes) que influyen tanto en la inteligencia como en la altura de una persona, lo que proporcionaría un nexo entre ambas variables.

Otra teoría posible es que para crecer y ser alto, una persona debe tener acceso a una buena salud y una buena alimentación, factores ambos que también podrían facilitar el desarrollo cerebral de esa persona. Finalmente, hay una tercera teoría no tan aceptada, pero igualmente interesante, que explica así Burnett:

tanto la altura como la inteligencia son cualidades masculinas que normalmente atraen a las mujeres. Por consiguiente, es de esperar que los hombres altos e inteligentes tengan más compañeras sexuales y más oportunidades de diseminar su ADN en la población en general a través de su descendencia, descendientes que poseerán los genes de la altura y de la inteligencia en su propio material genético.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio