Compartir
Publicidad

Epigenética: parte de lo que vivas ahora será heredado genéticamente por tus hijos (y II)

Epigenética: parte de lo que vivas ahora será heredado genéticamente por tus hijos (y II)
Guardar
7 Comentarios
Publicidad

La dieta de tu bisabuela o de tu abuelo influye en las enfermedades que ahora puedas padecer. Sí, suena esotérico. Es como imaginar que, si ahora fumamos, nuestros nietos padecerían enfermedades ligadas a ello (¿hasta qué límites puede llegar el concepto de fumador pasivo si se puede trasladar durante generaciones y siglos de tiempo?).

Carlos Pirola, investigador principal del Conicet en el Instituto Lanari de la UBA, explica que los mecanismos epigenéticos pueden intervenir en el encendido o apagado de genes precursores del cáncer.

Un ejemplo de epigenética bien estudiado fue las hambrunas que sufrieron las mujeres durante la Segunda Guerra Mundial. Más de 20.000 personas se murieron de hambre en los Países Bajos, soportando el duro invierno y severo un embargo de alimentos.

Estas mujeres tuvieron hijos de corta estatura y que pesaban poco. Y, además, los hijos de estos hijos, a pesar de haber sido alimentados correctamente, también fueron de corta estatura.

Estos hallazgos, de los que se empiezan a describir sus bases moleculares, prometen una revolución en el concepto de salud que tenemos actualmente: ya no sólo nosotros somos los afectados por nuestro estilo de vida, sino nuestra descendencia. ¿Prohibir el tabaco ya no sólo resultaba perentorio para evitar las miles de muertes de fumadores pasivos, sino los millones de hijos y nietos que pudieran cargar con los efectos secundarios de ese hábito?

Estos hallazgos consideran que el tipo de dieta (qué tipo y la diversidad de alimentos que se ingieren) o el estilo de vida (sedentario o activo, con ejercicio físico e intelectual) o el consumo de tóxicos (tabaco, café, medicamentos o drogas en general) puede hacer que haya genes que sufran cambios reversibles, de modo que debiendo expresarse no lo hagan (se silencien) o, por el contrario, debiendo estar silentes se expresen. Y que ello además, esto es lo nuevo, pueda, como he indicado, ser transmitido a los hijos. Lo interesante que estas herencias epigenéticas puedan ser revertidas por quienes las heredan si desarrollan un estilo de vida determinado o introducen cambios específicos en los patrones de alimentación o también tratamientos farmacológicos adecuados.

Vía | El científico curioso de Francismo Mora

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio